Menú Buscar
David Medié durante un encuentro de anteriores temporadas. Tres árbitros catalanes imparten justicia en La Liga / FCF

Los tres catalanes que imparten justicia en La Liga

David Medié Jiménez, Alfonso Álvarez Izquierdo y Javier Estrada Fernández son los árbitros del colegio catalán en la máxima categoría del fútbol español

10 min

Silbato en la boca, auricular en la oreja y tarjetas en los bolsillos, sus actuaciones pueden llegar a ser más comentadas que los propios goles. Protagonistas en cada una de sus decisiones, cada encuentro que arbitran es una prueba en la que se juegan su futuro en la máxima categoría. Su reputación está en cada vez que imponen, o no, una justicia que nunca es del agrado de todos. Representando al colegio de árbitros catalán, tres son los colegiados que está temporada se están dando cita en los estadios de La Liga

Javier Estrada Fernández, Alfonso Álvarez Izquierdo y David Medié Jiménez son la autoridad catalana sobre el césped de múltiples encuentros que se disputan en la considerada mejor liga del mundo. El ascenso de este último a Primera División el pasado verano, lo hizo con una nota de 9,57 que solo fue superada por el asturiano Pablo González Fuertes, supuso un salto cualitativo para un fútbol catalán que tenía depositadas en el colegiado sabadellense --en la categoría de plata durante cinco años-- todas sus esperanzas para ampliar la nómina árbitros de la casa en la élite.

Como es lógico, el paso a Primera División también supone una mejora económica. Los colegiados de La Liga se estima que perciben de 10.000 a 16.000 euros fijos al mes más 3.500 euros por encuentro sin contar las dietas y otros extras. En total, a lo largo de una temporada, un árbitro ronda los 200.000 euros, un hecho que le permite dejar atrás su antigua profesión para dedicarse al ámbito futbolístico.

Un mes de sanción tras una noche para el olvido

Medié Jiménez (Sabadell, 1984) está viviendo su estreno en Primera División. Guardia urbano de profesión, una magnífica temporada anterior le valió un ascenso que vino acompañado de una gran repercusión mediática al situar al fútbol catalán --con tres árbitros-- en una privilegiada posición en la que nunca había estado. Colegiado desde los 14 años (1998), siguiendo los pasos de su padre, sus inicios en los diferentes campos de Cataluña no fueron fáciles pero su pasión por el arbitraje acabó imponiéndose. "Me apunté para ver otra faceta del deporte. Al principio no me entusiasmó pero después me gustó más que jugar al fútbol. Vi que mi trayectoria como futbolista no llegaría a buen puerto. El día del ascenso recibí una llamada y lo recuerdo como algo inolvidable".

Confirmado su ascenso a la máxima categoría, donde ha arbitrado 11 encuentros, Medié Jiménez no escondió lo que significaba para él compartir competición con dos de sus referentes en el mundo arbitral. "Siempre me he fijado mucho en los dos árbitros catalanes de Primera División, Javier Estrada Fernández y Alfonso Álvarez Izquierdo. He aprendido mucho de ellos observando su forma de pitar. Desde que empecé intento coger lo mejor de cada árbitro. He tenido grandes compañeros y profesores que me han ayudado a ser quien soy actualmente", apuntó el sabadellense.

Medié Jiménez en un acto de la Federación Catalana de Fútbol

Medié Jiménez en un acto de la Federación Catalana de Fútbol / FCF

Igual de inolvidable que fue su ascenso, también lo será lo ocurrido este fin de semana. Medié Jiménez vivió el pasado domingo una noche aciaga. En un encuentro de nivel como es el derbi valenciano entre el Valencia CF y el Levante, en el siempre enrevesado escenario de Mestalla, el sabadellense, de 32 años, culminó una nefasta actuación que tiene castigo: un mes sin arbitrar. El Comité Técnico de Árbitros ha decidido mandarle a lo que popularmente, en el argot futbolístico, se conoce como nevera por la suma de errores que protagonizó en la capital del Turia.

Un gol anulado al levantinista Coke por una falta que nunca existió, fue un empujón de Paulista a su propio compañero Gayá, y un inexistente penalti sobre Zaza acabaron generando la indignación de un Levante que montó en cólera tras el partido para cargar contra el catalán. Tristeza, dolor, impotencia y rabia fueron los términos más utilizados después del partido. "Están jugando con el pan de mucha gente. Ves que todo el trabajo se va al traste por una decisión que no es nuestra", apuntó el capitán José Luis Morales.

Experiencia y talento para ser internacional

De la juventud de Medié Jiménez a la veteranía de Javier Estrada Fernández (Lleida, 1976). El catalán ya es uno de los habituales de La Liga desde que lograra ascender en 2009. Nueve años después, el que fuera funcionario público no solo cuenta con una amplía experiencia en el campeonato nacional sino que también ha sido protagonista en el ámbito internacional --desde 2012-- con participaciones en la Eurocopa sub-19, en la sub-21 y en duelos de Champions League.

Estrada Fernández en un encuentro de Primera División

Estrada Fernández en un encuentro de Primera División / EFE

Silbato de oro por La Liga en dos ocasiones (2010 y 2012), sus prometedores inicios le situaron muy pronto como uno de los colegiados a seguir según los expertos. Subiendo de categoría prácticamente de forma anual, de Tercera Regional hasta Primera Catalana, rápidamente logró situarse en Tercera División y Segunda B, previo paso al salto definitivo que le llevó a la élite. La pasada temporada ocupó la undécima posición (20 en total) de la clasificación arbitral con una nota de 9,26. Su margen para crecer todavía es amplio.

Quienes le han tratado le definen como una persona muy exigente con sus actuaciones, concienzudo en su trabajo previo-posterior al partido y alguien que no olvida con facilidad los errores que comete. En el ámbito personal, se trata de alguien proactivo, a quien le gusta iniciar nuevos retos relacionados con el deporte de alto rendimiento.

Un clásico de La Liga

Doce temporadas convierten a Alfonso Álvarez Izquierdo (Barcelona, 1972) en uno de los colegiados de referencia en España. Desde su estreno en la campaña 2006-07, el catalán las ha visto de todos los colores y su rendimiento ha sido siempre complejo de catalogar. Combinando grandes temporadas con otras donde rozó el descenso de categoría, el barcelonés ultima sus últimos encuentros antes de decir adiós al arbitraje.

 Álvarez Izquierdo durante una charla con los jugadores juveniles del CF Damm

 Álvarez Izquierdo durante una charla con los jugadores juveniles del CF Damm

Durante el pasado noviembre, Álvarez Izquierdo fue el único de los colegiados de Primera División que no superó las pertinentes y exigentes pruebas físicas que impone la Real Federación Española de Fútbol para poder arbitrar. En el segundo intento, logró pasar el corte y por ello en la actualidad sigue en Primera.

Homenaje a Álvarez Izquierdo

Con una cierta facilidad a la hora de amonestar, no destaca por su permisividad en el juego, Álvarez Izquierdo ha sido la víctima predilecta del Real Madrid. Desde la entidad madridista no acaban de ver con buenos ojos al catalán, protagonista cuando en una rueda de prensa el técnico Bernd Schuster pronunció aquello de “¿de dónde es el árbitro? ¿Es catalán? No hace falta decir nada más”. 

Anécdota o no, lo cierto es que el barcelonés en 2006 inició un camino para los árbitros catalanes que en la actualidad ven cada vez más posible vivir la emoción única del silbato en los diferentes estadios de Primera División.