Menú Buscar
os fuegos artificiales ha terminado la ceremonia de inauguración de los XVIII Juegos Mediterráneos Tarragona 2018 / EFE

Tarragona se cura en salud para las entradas de la ceremonia final

La organización de los Juegos explica detalladamente el reparto de invitaciones de la clausura para evitar especulaciones

2 min

Tras la polémica de la jornada inaugural con el tema de las entradas y la pitada a Quim Torra, presidente de la Generalitat, la organización de los Juegos Mediterráneos ha explicado hoy cómo ha repartido y entre quién las entradas de la ceremonia de clausura para así evitar cualquier especulación.

El cierre, sin el Felipe VI ni Torra, se celebrará el domingo al Nou Estadi del Nàstic de Tarragona y la organización repartirá 500 entradas entre todas aquellas “entidades civiles, culturales, sociales y deportivas del territorio que lo pidan enviando un correo a la organización, con un máximo de diez por cada una de ellas”, ha dicho el comisionado para los Juegos, Javier Villamayor.

Cumplir compromisos

Este dirigente ha avanzado las líneas generales de una ceremonia que repartirá hasta 5.000 invitaciones para cumplir compromisos con representantes institucionales, fuerzas de seguridad y emergencias, comités olímpicos y federaciones, y jueces, árbitros y deportistas.

“El objetivo de la ceremonia de los Juegos Mediterráneos 2018 del próximo domingo es hacer una fiesta de agradecimiento a los diferentes colectivos que han participado, como los voluntarios y todas las personas que han ayudado en el acontecimiento”. Así lo ha argumentado Villamayor, quien ha destacado, como ejemplos, los servicios de emergencia y médicos, bomberos, policías locales, los cuerpos y fuerzas de seguridad y las diferentes administraciones implicadas.

Por este motivo, el Ayuntamiento ha puesto a disposición de los clubes de la ciudad, las entidades implicadas en el deporte base y los voluntarios de los Juegos entradas para que puedan asistir a la clausura. Cada sede, como es el caso de Tarragona, disponen de un número determinado de entradas que no salen a la venta para sus compromisos.