Tabarnia se convierte en territorio prohibido para la Vuelta

La ronda española de este año espera sortear el conflicto catalán con el paso solo por tierras leridanas

Javier Guillén, director de la carrera, en la presentación de la Vuelta ciclista a España / UNIPUBLIC
14.01.2018 00:00 h.
5 min

Se resolvió el enigma: la Vuelta ciclista a España pasará definitivamente por Cataluña. Pero solo por una parte, pequeña, reducida y alejada del meollo político de la comunidad. Será en las comarcas de Lleida, con final e inicio de etapa. El resto de Cataluña ni tocarla, y mucho menos Tabarnia, que seguirá sin aparecer en el mapa del deporte nacional a pesar de todo lo que comienza a representar.

La llegada del pelotón a Lleida, procedente de Aragón, será el jueves 13 de septiembre. Al día siguiente, viernes 14, se disputará una etapa entre Lleida y Andorra, siendo el país pirenaico el escenario íntegro de la penúltima carrera del sábado 15, la más explosiva de la ronda, con seis puertos, antes de acabar los ciclistas (con traslado incluido de toda la caravana ciclista) el domingo 16 de septiembre en Madrid.

Dudas de la organización

Las dudas que ha tenido la organización de la Vuelta de incluir en el recorrido alguna etapa catalana han sido mayores de las que han querido mostrar. El madrileño Javier Guillén, director de la carrera, nunca negó una preocupación por la situación política catalana, incluso en octubre se estudió seriamente la posibilidad de prescindir de las carreteras de la región para evitar cualquier boicot que tuviese un efecto mediático en el ámbito nacional e internacional.

“Estamos muy atentos a todo lo que está pasando, pero como organizadores tenemos que actuar con absoluta normalidad. El tema político no va a influir ni a favor ni en contra”, dijo en octubre Guillén para quitar hierro a una situación que empezaba a desbordarlos. Sobre todo, porque la polémica que podría generar un incidente del paso de la serpiente multicolor por Cataluña derrumbaría la idea de “elemento vertebrador de España” que tiene la Vuelta según Guillén.

La Vuelta a su paso por las carreteras catalanas en la pasada edición

La Vuelta a su paso por las carreteras catalanas en la pasada edición

La calma tensa que generó la aplicación del 155 y el interés de los socialistas Àngel Ros y Josep Fèlix Ballesteros, alcaldes de Lleida y Tarragona, respectivamente, ambos del PSC, para que la ronda acabase o empezase en algunas de estas capitales, comenzó a disipar los nubarrones que se cernían sobre el territorio catalán. Hasta la elección de Joaquin Vilaplana como presidente de la Federación Catalana de Ciclismo (FCC), después de seis años de exvicepresidente, facilitó las negociaciones, favorecidas por su línea conservadora y continuista del mandato anterior, para que la Vuelta acabase entrando en la provincia de Lleida.

Lejos del litoral

De lo que no ha querido saber nada la organización ha sido del resto de Cataluña. Incluso, la costa mediterránea, desde la Región de Murcia (San Javier) hasta Portbou (Girona), ha quedado totalmente excluida. También, la emergente Tabarnia, que para la Vuelta en estos momentos es un territorio prohibido porque sería como meterse en el ojo del huracán, arriesgándose a que los ciclistas pedaleasen entre reivindicaciones políticas de constitucionalistas e independentistas en los arcenes de calles y carreteras.

Con el mapa catalán prácticamente borrado del recorrido de la Vuelta, como se ha podido ver en la presentación de este sábado, solo sacará tajada la provincia de Lleida, cuyo coste para el ayuntamiento será de unos 60.000 euros, similar al de ediciones pasadas. La última presencia de la ronda española en la ciudad fue en 2015, con una repercusión económica que generó unos 120.000 euros.

¿Quiere hacer un comentario?