Menú Buscar
Robert Fernández y Albert Soler durante la rueda de prensa de este sábado

Soler: "El Barça no ha querido poner en riesgo el patrimonio del club"

El director de deportes profesionales y Robert Fernández han justificado un verano convulso en un balance de mercado poco convincente

6 min

En un perfecto resumen de lo que ha sido el verano, un intento de apaciguar los ánimos por parte de la junta ha acabado generando un nuevo incendio. Una hora de explicaciones sobre lo ocurrido de Albert Soler, director de deportes profesionales del Barça, y Robert Fernández, secretario técnico, solo ha servido para constatar, una vez más, la deriva a la que se dirige una dirección deportiva que ha hecho aguas en un verano donde el club azulgrana ha naufragado.

La culpa es del Liverpool, de Neymar o del mercado que ha cambiado. Cualquier motivo era bueno para evitar responsabilidades. Echando el marrón a todo aquel que se ha puesto por el camino azulgrana a lo largo del verano, los representantes del Barça han olvidado la autocrítica mientras defendían una gestión que ha dejado al equipo aún más debilitado. Todo ello, según Soler, en beneficio de la entidad.

"No queríamos poner en riesgo el patrimonio ni la viabilidad económica del club. El mercado de este año nos lleva a un modelo totalmente diferente. Los clubs tradicionales no son los principales actores. Ahora lo  son los países, los fondos de inversión, los multimillonarios. Pero, sobre todo, los países que han cambiado las reglas del juego y, al mismo tiempo, las líneas de un mercado que ha perdido el norte", ha afirmado el director de deportes profesionales.

Los 200 millones de Coutinho

Justificando el cambio que está sufriendo el mercado, Albert Soler ha confirmado los intentos del Barça para hacerse con Coutinho, algo inviable tras la petición de 200 millones que hacía el club inglés. "Este viernes el Liveerpool nos pidió 200 millones de euros por Coutinho. No entraremos en un mercado que ha perdido el norte. Hay líneas que el club no puede atravesar. Ellos sabían que el Barça tenía mucho dinero, se hacían peticiones desorbitadas, con situaciones inverosímiles. Nuestra posición de salida cambia radicalmente el 1 de agosto tras la marcha de Neymar".

Soler y Fernández en la rueda de prensa de este sábado

Soler y Fernández en la rueda de prensa de este sábado / EFE

Cuestionado por la inversión realizada con Dembelé, el fichaje más caro de la historia del club, Soler ha intentado justificar el precio del futbolista a través de su proyección de futuro en una postura que contrariaba lo explicado con anterioridad. "La edad de Dembelé permite no solo construir ahora sobre su figura sino que es una apuesta de futuro. El hecho de que hayamos pagado lo que hemos pagado es porque no podíamos poner en riesgo la viabilidad del club. Debíamos fichar a alguien que cubriera la ausencia de Neymar. Con la lógica del mercado ahora, creemos que los 150 millones de Dembelé están justificados".

El whatsapp sobre Neymar

A pesar de las reticencias iniciales en confirmar que la junta directiva del Barça era conocedora de las intenciones de Neymar, el representante azulgrana ha asegurado, en un primer momento, que el club conoció la intención del futbolista cuando el brasileño lo comunicó pero ha acabado afirmando que recibió un whatsapp alertando de lo que podría ocurrir en el inicio de la gira por Estados Unidos.

"Nosotros nos enteramos de lo de Neymar cuando el jugador nos comunica que se va. Los rumores empiezan a finales de julio. Tanto el presidente como yo no recibimos ninguna información previa. No es cierto todo lo que se dice. Nosotros nos enteramos cuando surgen los rumores. Lo importante ha sido que el jugador ha tomado una decisión, él es el único responsable. Es cierto que existe un whatsapp que me mandan a mi el 19 de julio sobre que el PSG quiere ir a por Neymar, pero no en el mes de mayo ni en febrero como se dice en la prensa", ha confirmado Soler.

Fichajes pendientes

Sobre cómo ha quedado confeccionada la plantilla, donde no se han llevado a cabo más incorporaciones por órdenes expresas de Josep Maria Bartomeu, Robert Fernández ha mostrado su decepción tras no realizar los fichajes que esperaban para reforzar determinadas líneas.

"Me hubiese gustado tener algún jugador más. No ha podido ser. Estamos en una situación de trabajo durante mucho tiempo y al final no hemos podido llevar a cabo las incorporaciones. Seri e Iñigo Martínez son jugadores que valoramos en su momento. Viendo lo que teníamos en la plantilla vimos que lo mejor era no hacer esos fichajes. Tenemos un magnífico equipo", ha concluido Fernández, en una comparecencia que ha vuelto a sembrar las dudas sobre un futuro azulgrana, a día de hoy, poco esperanzador.