Menú Buscar
Amarres del pasado Salón Náutico Internacional de Barcelona / CG

La situación en Cataluña amenaza al Salón Náutico de Barcelona

La feria, que se inicia este miércoles, ha avisado al sector que asumirá los costes si cancela la edición

5 min

Marejada en la feria náutica más importante de España que llega este año con sus mejores números de las últimas ediciones. El pasado 2 de octubre se reunió en Barcelona el Comité Organizador del Salón Náutico Internacional, y en el transcurso del acto, Luis Conde y Jordi Freixas, presidente y director, respectivamente, trasladaron a los presentes que esta edición será la mejor de los últimos años debido al aumento de espacios contratados, número de expositores y número de embarcaciones exhibidas, tanto a flote como en seco en el Moll de la Fusta.

Hasta aquí todo perfecto. Pero el debate principal se produjo sobre la actual situación política en Cataluña. El acuerdo general fue el de seguir adelante con la celebración del certamen náutico, pero tomando algún tipo de precaución en el improbable caso de que el salón no pudiera celebrarse o ante la posibilidad de que se produjera una disminución del número de visitantes, lo cual podría afectar negativamente sobre las ventas. Sobre todo, porque la huelga del 3 de octubre no contribuyó a mejorar las expectativas.

Reembolso de la inscipción

Finalmente, el pasado jueves, 5 de octubre, la organización del Salón Náutico Internacional de Barcelona envió una carta a la patronal española del sector, Anen (Asociación Nacional de Empresas Náuticas), firmada por Salvador Tasqué, jefe de negocio de Fira de Barcelona, y por Freixas. La misiva, de la que tuvo conocimiento Crónica Global, manifestaba la intención de seguir adelante en la celebración, la adopción de medidas de contingencia, y mencionaba que "si por causas de fuerza mayor el Salón Náutico de Barcelona se suspendiera, se reembolsaría a las empresas expositoras el 100% de su inscripción, en aspectos como el coste del espacio y de los amarres”.

De este modo, Fira de Barcelona y el Salón Náutico Internacional de Barcelona han puesto de manifiesto su preocupación por las actuales circunstancias pero, al mismo tiempo, han querido lanzar un mensaje de confianza a todas las empresas y expositores.

Mensaje tranquilizador

La tranquilidad que se quiere transmitir también ha quedado plasmada en una breve entrevista publicada el día 6 en el portal digital Panoramanautico.com. Freixas ratificaba: “Si hay un salón por debajo de las expectativas comprendemos que es una situación excepcional y nosotros siempre estamos del lado del sector”.  

Por tanto, delante de un escenario de suspensión o aplazamiento de la feria se devolverían los costos de inscripción y, además, en el caso de que el número de visitantes fuera un 25% inferior al de la pasada edición “se bonificaría en un 20% el coste de participación", porque la voluntad es la de ayudar y estar con el sector, manifestó Freixas.

El salón registrará un crecimiento del 11% respecto al pasado año / CG

El salón registrará un crecimiento del 11% respecto al pasado año / CG

El sector náutico ha valorado muy positivamente estas medidas. Incluso la misma patronal catalana, Adin, envió un correo electrónico a sus afiliados con estas declaraciones.

Números positivos

El salón, que celebrará de miércoles a domingo de esta semana su 56 edición, presentará un crecimiento del 11% respecto al año anterior. Contará con una gran oferta deportiva en más espacio contratado en tierra, con una ocupación bruta de 56.000 metros cuadrados, y 700 embarcaciones, de las cuales 180 miden más de ocho metros de eslora, así como la presentación de unas 120 novedades tecnológicas, bien sea en equipos electrónicos, motores o sistemas aplicados a los propios barcos.