Menú Buscar
Una foto de la final de la Copa del Rey entre Barça y Sevilla al finalizar el encuentro

El Sevilla rechaza la Supercopa a un partido y la Federación decidirá el lunes

Ni el Barça ni el club andaluz consiguieron pactar un acuerdo que agrade a ambas partes y el calendario se mantiene para el 5 y 12 de agosto

3 min

El Sevilla y el Barça se reunieron este jueves junto a Luis Rubiales y representantes de la Real Federación Española de Fútbol para acordar una fecha para disputar la final de la Supercopa de España.

Después de varias horas de intercambio de posiciones, el club sevillista anunció esta medianoche que rechaza una final a partido único como había propuesto la RFEF. Una propuesta que sí aceptó el Fútbol Club Barcelona, pese a que también prefería un campeonato a doble partido. Ante la negativa del club presidido por José Castro, el calendario para disputar sendos partidos se mantiene. El 5 y 12 de agosto. 

A las puertas del estadio Sánchez Pizjuán el presidente alegó que el club se debía a la afición: "Dijimos que decidiríamos lo que estimásemos más oportuno. Se entiende que queremos colaborar con la causa, pero por encima están los aficionados. Todos tenemos compromisos y hay que aceptarlos".

Sin acuerdo

Pasadas las 12 de la noche, hora límite impuesta desde la RFEF para que los clubes llegaran a un acuerdo, el Sevilla fue quien anunció en primera instancia la negativa de jugar el 12 de agosto en sede neutral. Una de las sedes propuestas era en Tánger, Marruecos, pero no entraron ni en posibles valoraciones. Tras confirmar su negativa, solo queda que la Federación decida y proponga una alternativa.  

Castro reconoció que todo depende de la Federación: "Es la que tiene la potestad si no hay acuerdo entre los clubes. Si ellos se lo transmiten al Consejo Superior de Deportes, pues será el CSD", apuntó, sobre la intención del presidente de la RFEF, Luis Rubiales, transmitida por la tarde de acudir al CSD "para que arbitrase".

Rubiales, quiere un solo partido

Luis Rubiales, presidente y representante de la RFEF en el encuentro, explicó que había "bastantes posibilidades" de que por primera vez la Supercopa de España se jugara a partido único y recordó que la decisión es "competencia" de su organismo, aunque abogó por "ser democráticos" y espera no tener que acudir al arbitraje".

Pese a que el club catalán sí se mostró partidario de jugar a un partido único, el próximo lunes la RFEF se reunirá para encontrar una solución satisfactoria, en la medida de lo posible, para ambas partes.