Menú Buscar
La selección española no teme al pichichi iraní / EFE

España no teme al pichichi iraní

El delantero Alireza Jahanbakhsh es la principal amenaza para el partido de hoy en un país donde el fútbol todavía es cosa de hombres

3 min

Ojo con Irán en el Mundial y atención a Alireza Jahanbakhsh, pichichi de la Eredivisie, propiamente la liga holandesa, con 21 tantos. En teoría, la selección española debería vencer esta noche sin grandes dificultades al combinado iraní. El partido viene a ser un Madrid-Alcorcón de Copa del Rey, que es la típica trampa en la que han caído los argentinos con Islandia o los brasileños del pastafari Neymar frente a Suiza. El fútbol es orden y talento más tópicos sobre lo inevitable y lo inesperado, de modo que no hay enemigo pequeño y los partidos duran noventa minutos más el añadido.

Vale que Alireza Jahanbakhsh no es Cristiano Ronaldo, pero tampoco es cojo. Tasado en doce millones de euros, juega en el AZ Alkmaar, tercero en su campeonato. En 38 partidos con su selección sólo ha marcado cuatro goles, renta que se corresponde exactamente con el potencial del grupo dirigido por Carlos Queiroz, viejo conocido del Manchester United y el Real Madrid que lleva desde 2011 al frente del conjunto persa.

Acceso restringido

En el país de los ayatolas el fútbol todavía es cosa de hombres. Las mujeres no pueden entrar en los estadios, cosa que ya no pasa ni en Arabia Saudí. En líneas generales, los clérigos prefieren fomentar el enriquecimiento de uranio antes que el balompié. No obstante, bien que celebraron la victoria sobre Estados Unidos en el Mundial de Francia del 98. Iraníes y estadounidenses se regalaron flores antes de un partido que fue bautizado como el de la paz. Todo Teherán salió a la calle a festejar. Era la primera vez que la selección persa ganaba un encuentro en la fase final de un campeonato mundial. El otro día contra Marruecos, 20 años después, la segunda. 

Como es propio de la selección española, el rival no suscita el más leve interés. ¿Sabrá Fernando Hierro cómo arma la pierna Jahanbakhsh? En cambio, el delantero persa está al corriente de todas las manías del arquero De Gea. Poca broma. Honduras no era nadie en 1982 y le empató a uno a la selección de José Emilio Santamaría en el arranque del Mundial de España. El partido de este miércoles es de alto riesgo a pesar del buen estado anímico de los jugadores tras la salida de Julen Lopetegui, al que nadie echa de menos. Cualquier cosa que no sea una victoria ante Irán aboca a la selección a un último partido a la desesperada con el vecino marroquí.