Menú Buscar
Bartomeu se somete a la opinión del socio en la Asamblea General de este sábado / EFE

Los seis puntos calientes de la asamblea general del Barça

La junta directiva se somete al veredicto del socio después de unos convulsos meses en todas las parcelas del Barça

11 min

Como es habitual cada temporada, la junta directiva del Barça comparece ante los socios en una asamblea general. Horas antes del encuentro ante el Málaga, el presidente, Josep Maria Bartomeu, y su equipo buscarán la aprobación de los miembros en un evento siempre particular que no suele dejar indiferente a nadie y que permite a los socios expresar sus opiniones.

Los temas más destacados que se debatirán entre los compromisarios y la directiva, por mucha explicación que ofrezca Bartomeu de su gestión al frente del club, deben ser estos seis que seguidamente se exponen.  

1. Posicionamiento político del club

El Barça de Bartomeu sigue sin acertar a la hora de posicionarse del lado del movimiento independentista. Más allá de comunicados y escritos, en el momento de la acción el club falla de forma estrepitosa. Después de lo ocurrido el pasado 1 de octubre, donde la entidad decidió disputar su encuentro ante Las Palmas por miedo a una posible sanción y haciendo caso omiso a las peticiones que exigían la suspensión del mismo como muestra de apoyo al referéndum ilegal, el nuevo gesto que quiso lanzar la junta este miércoles quedó en nada.

La iniciativa del Barça de mostrar un tifo en el inicio del encuentro ante el Olympiacos en la Champions League, donde se pudo leer "Diàleg, respecte i esport" ("Diálogo, respeto y deporte"), no sentó bien ni a unos ni a otros, con especial mención al repudio que generó en entidades como la Assemblea Nacional Catalana (ANC). Tildada como broma de mal gusto para muchos, la frase no gustó en ningún bando y la negativa del club de dejar acceder al recinto pancartas reivindicativas a favor de los Jordis acabó de dilapidar cualquier mínimo atisbo de buena decisión de Bartomeu.

El Barça-Las Palmas se disputó a puerta cerrada / EFE

La decisión de jugar a puerta cerrada ante Las Palmas generó una gran controversia / EFE

La postura política adoptada por el Barça ha desencantado a la voluminosa cantidad de seguidores que tiene que no comparte el sentimiento independentista y también lo ha hecho con los partidarios de la secesión, que tildan a la entidad de tibia y poco valiente en un momento clave de la historia, dejando la gestión en relación a la situación catalana en un claro suspenso.

2. Evidentes problemas internos

Precisamente la situación que vive Cataluña es uno de los asuntos más complejos que afronta la actual junta. Separada en dos bandos, sin un presidente que ejerza como líder y asuma la responsabilidad, muchas de las decisiones que se están tomando en relación al posicionamiento del club se deben a la fractura que la propia directiva sufre.

Lo ocurrido ante Las Palmas el 1 de octubre se saldó con las dimisiones de Carles Vilarrubí y Jordi Monés, oficialmente descontentos con el miedo que persigue a Bartomeu ante las posibles sanciones que podrían aplicar La Liga o la UEFA.

3. Difuso organigrama del club

Unos van y otros vienen, es ley de vida, pero en el Barça eso ocurre con demasiada asiduidad. Durante las últimas temporadas, entender el organigrama de la entidad y el motivo del mismo ha sido catalogado como una prueba para eruditos, un hecho que demuestra la nula estabilidad que existe en la entidad y que provoca decisiones poco entendibles, contradicciones permanentes y veranos para el olvido, como el último.

Jaime Costos con la camiseta del Real Madrid

James Costos, representante del Barça en América, con la camiseta del Real Madrid

Fue la chirigota incorporar a James Costos como representante del club en América después de que éste mandase mensajes madridistas. Pero el socio tampoco comprende la enésima restructuración de la parcela deportiva que ha llevado a cabo el Barça en las siguientes fechas, comenzando por la incorporación de Pep Segura en pleno mercado de fichajes. Decisión a la que siguió la dimisión de Albert Soler del aparado futbolístico; la salida de Raül Sanllehí; la pérdida de poder del director deportivo, Robert Fernández, y la aparición de Guillermo Amor como enlace entre futbolistas y directiva. O sea, el club ha vuelto a llevar a cabo una reestructuración. La enésima.

4. Aumento de la masa salarial

Uno de los temas más preocupantes que se extrae de los números que presentará el Barça es el crecimiento que ha experimentado el gasto destinado a la plantilla. La masa salarial se ha disparado hasta el 86% sobre los ingresos ordinarios de la entidad.

La parte que el club destina a fichas ha pasado de 365 millones a 479 millones tras llevar a cabo las renovaciones de Ter Stegen, Luis Suárez, Sergio Busquets, Rakitic y, principalmente, las de Iniesta y Leo Messi, esta última todavía sin rubricar.

Messi sigue siendo el futbolista más determinante del Barça

Messi sigue siendo el futbolista más determinante del Barça / EFE

Desde el Barça aseguran que se trata de un asunto puntual debido a la inflación del mercado y al hecho de que dos o tres futbolistas de la actual plantilla no deberían estar en la entidad y ya se les busca una salida. Por ejemplo, Arda Turan. Pero la situación deja poco margen a la improvisación.

5. Política de fichajes: de Neymar a Dembele

Si algo no gustó al socio el pasado verano fue que el París Saint Germain pasara la mano por la cara al Barça. Acostumbrado a que su equipo sea el referente en el mundo, capaz de birlar a cualquier club su mejor estrella y conocedor de que no hay futbolista que no quiera jugar en el Camp Nou, al aficionado no le ha sentado nada bien la salida de Neymar. Algo ha cambiado.

Ni los futbolistas vienen ni todos los mejores se quedan. La eficaz jugada de Neymar, tan hábil en el césped como fuera de él, provocó un cisma en el club cuando, en un visto y no visto, vieron salir al heredero al trono de Messi a cambio de 220 millones de euros llegados desde París vía Qatar. En el verano en el que el Barça se lanzó a por Verratti, los azulgranas acabaron sin su envidiado tridente y con la amenaza de que el mundo del fútbol está cambiando y prácticamente nada es lo que parece.

Neymar y Bartomeu durante la presentación del futbolista brasileño

Neymar y Bartomeu durante la presentación del futbolista brasileño 

Una vez conocida la marcha de Neymar, la posterior gestión del mercado empeoró con creces la situación. Sin rumbo, la dirección deportiva del Barça llegó a cerrar el fichaje de Seri para pararlo horas antes de la firma en un cambio poco entendible en un club de primer nivel, recibió negativas en otras múltiples propuestas como en la intentona de hacerse con Coutinho y acabó el último día de mercado pidiendo precio por futbolistas como Di Maria o interesándose por Parejo, operaciones que dejaron patente la deriva hacia la que fue la entidad. La única llegada de relumbrón fue Dembelé, pagando 105 millones de euros más variables en el fichaje más caro de la historia del Barça por un futbolista inédito hasta la fecha tras la lesión que sufrió en Getafe y que le mantendrá hasta 2018 lejos de los terrenos de juego.

Ante esta compleja situación, el socio exigirá claridad sobre lo ocurrido, la nefasta gestión de los 220 millones de euros que había en la caja y sobre dónde está aquella mano amiga que llegaba desde Qatar y que ahora es la misma que aparece para llevarse a estrellas azulgranas rumbo a París.

6. Acuerdos comerciales

Otro de los temas principales de la asamblea general de socios será la aprobación de dos nuevos acuerdos comerciales del Barça, el área donde más cómoda se encuentra la actual junta directiva. Económicamente el club sigue siendo un referente mundial y los números crecen gracias a multitud de acuerdos realizados por todo el mundo.

Los socios deberán aprobar los llevados a cabo con Parques Reunidos y la Barça Academy de NY. El primero es con un operador de ocio que cuenta con 61 parques de atracciones en diferentes partes del mundo. El pacto, para el próximo quinquenio, recoge que el club cede su marca a cambio de un canon del 8%.

Por otro lado, la Barça Academy en Nueva York nace, en forma de proyecto compartido con una sociedad mixta, con el objetivo de expandir la marca Barça en el lugar donde el club cuenta con una oficina comercial a través de una academia futbolística gestionada por la entidad azulgrana.