Menú Buscar
Sandro Rosell, expresidente del Barça, y una de las oficinas de la Agencia Tributaria / FOTOMONTAJE DE CG

Rosell clama que lo declaró todo a Hacienda

Un informe de la Agencia Tributaria confirma que el expresidente del Barça regularizó en 2014 sus ingresos no declarados de 2009, 2010 y 2011

5 min

El expresidente del FC Barcelona Sandro Rosell regularizó su situación tributaria con Hacienda en 2014. Según un informe de la Agencia Tributaria al que ha tenido acceso Crónica Global, el directivo no había computado correctamente los ingresos de, al menos, dos de las sociedades que controlaba entre 2009 y 2011. Las empresas Uptrend y Bonus Sport Marqueting.

La primera compañía abrió diversas cuentas en Andbank. La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) sospecha que allí fueron a parar los 15 millones de euros de presuntas comisiones por la venta de los derechos audiovisuales de la selección de fútbol de Brasil que habrían cobrado Rosell y el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol desde 1989 hasta 2012, Ricardo Teixeira.

Defraudó pero pagó

El informe de Hacienda está fechado a 12 de diciembre de 2014 y se sustenta en la documentación bancaria que Rosell presentó. Amplía la base imponible sobre la que se ha de establecer la correcta tributación del expresidente blaugrana en 2009, 2010 y 2011.

La cifra del incremento casi llega a los 800.000 euros respecto al rendimiento patrimonial que reconoció. Ha acabado pagando 223.610 euros, cantidad que incluye los intereses generados.

Actividad opaca

El fisco se detiene en el documento en las actividades “poco transparentes” que detecta en Uptrend Developments LLC. Una sociedad inscrita en el Registro Mercantil de Nueva Jersey a nombre de la Fundación Regata, domiciliada a su vez en Panamá. El titular de esa empresa es Sandro Rosell, tal y como consta en las cuentas a su nombre que abrió en Andorra.

Detalla como este tipo de mercantiles radicadas en EEUU con titularidad extrajera y con los ingresos obtenidos fuera de aquel país, no tributan. De ahí, según su apreciación, “que la configuración de Uptrend no es casual y no sólo pretende la nula tributación de las rentas obtenidas sino que también persigue la opacidad de esas rentas de los últimos beneficiarios”.

Beneficios de partidos amistosos

“Conforme a la documentación aportada, constan cuatro partidos amistosos organizados y promocionados formalmente por Uptrend en 2009 (Brasil-Italia, 10/02/09 en Londres; Estonia-Brasil, el 18/08/09 en Tallin; Brasil Inglaterra, el 14/09/09 en Doha y Oman-Brasil, el 17/11/09 en Muscat)”, añade.

La investigación concluye que los “beneficios netos” obtenidos con estos encuentros “superan los 388.916 euros conforme al extracto de la cuenta en Andbank (Andorra) 4068111/001.XXX abierta por Rosell” y cuya documentación aportó el propio expresidente del Barça a la Agencia Tributaria. Sobre esos ingresos, tuvo que pagar en 2014 los impuestos correspondientes más los intereses devengados.

Rosell, sin nada que ocultar

Aunque la inspección sobre los movimientos financieros y patrimoniales de Rosell evidencian la inicial falta de compromiso con sus obligaciones con la Hacienda pública, también dan argumentos a su defensa. Sus letrados insisten ahora en que no existe dinero oculto o no declarado y que, por lo tanto, no ha lugar al concepto de opacidad sobre el que fiscales, jueza y policías sustentas acusaciones contra su cliente.

Respecto al dinero cobrado del Emirato de Qatar por la intermediación para conseguir la organización del Mundial de Fútbol de 2022 --unos 500.000 euros según los datos del único contrato que la justicia tiene en su poder firmado por ambas partes--, fuentes del entorno de Rosell aseguran que esos ingresos no se ocultaron. Mantienen que se declararon y se tributó correctamente en España.

Los fiscales, insisten

La Audiencia Nacional sigue reacia a los argumentos de la defensa. Incluido el informe de la Confederación Brasileña de Fútbol que afirma no sentirse perjudicada ni por la actuación de Rosell ni por la de Teixeira.

La Udef mantiene sus sospechas. Según otro informe presentado al juez, propone una investigación “a fondo” para esclarecer dónde se encuentran los 24 millones de euros que, según la policía española, el expresidente blaugrana habría cobrado como finiquito tras romper el contrato que le unía a la firma deportiva Nike.