Menú Buscar
Antes del torneo, jugadores y patrocinadores hacen distintos actos promocionales / ROLANDGARROS

Culto al chovinismo en el patrocinio de Roland Garros

El mejor torneo de tenis de tierra batida está dominado por la presencia de las marcas francesas

5 min

Con el inicio de una nueva edición de Roland Garros, el torneo más importante que se disputa sobre tierra batida ya tiene dispuesto todo tipo de detalle de los stands, lonas, paraguas y cualquier espacio en el que lucirá la publicidad del torneo. Un campeonato en el que, una vez más, los patrocinadores vuelven a ser pieza fundamental y vuelven a ser, en su mayoría, franceses.

Patriotismo, chovinismo o, simplemente, defensa de lo propio. Lo cierto es que las principales marcas que dan sustento al torneo galo son francesas. Desembolsan una gran cantidad de dinero por todas esas horas en la que los espectadores verán sus logotipos detrás de tenistas como Rafa Nadal, Alexander Zverev o Novak Djokovic.

Presentes por todas partes

Hace muchos años que estas marcas son mecenas del torneo. Y son los patrocinadores de elementos tan importantes para un torneo de tenis como son los desplazamientos de los jugadores (del hotel a las pistas y viceversa, recorridos que se hacen en coche), las bebidas, la ropa que vestirá el personal del campeonato o las bolas con las que jugarán los tenistas. No hay que olvidar que Roland Garros genera 4.700 empleos directos y 289 millones de euros del PIB anual de Francia, de ahí esa política o tradición de apostar por empresas francesas.

Rafa nadal en su primera rueda de prensa del torneo de este año / ROLANDGARROS

Rafa nadal en su primera rueda de prensa del torneo de este año / ROLANDGARROS

El principal sponsor de Roland Garros es BNP (Banque Nationale de Paris). Es aliado nada menos que desde 1973 y actualmente desembolsa unos 10 millones de euros anuales. Peugeot se encarga de los coches, Lacoste de los uniformes de jueces de línea o recogepelotas y Babolat es la marca de las pelotas. En total son 12 las compañías francesas, sobre un total de 20, las que forman parte de las entidades patrocinadoras.

Otras firmas galas de peso como Orange, Perrier o Lagardère llevan más de diez años invirtiendo en el torneo parisino. Mientras que relojes Longines, el café Lavazza o los helados Magnum son algunas de las pocas marcas no francesas que también forman parte de la familia de sponsors de París.

Lejos de París

En Wimbledon, sin embargo, las marcas británicas no son la mayoría, aunque algunas de las pocas empresas que sí apoyan el evento lo hacen desde hace muchísimo tiempo, como son las bolas Slazenger, desde 1902, o las bebidas Robinsons, desde 1935. HSBC, Jaguar o Primms son las otras marcas británicas patrocinadoras del mejor torneo de hierba del mundo, en desventaja numérica ante las firmas no “autóctonas” (IBM, Evian, Stella o el champagne Lanson, entre otras).

Paraguas

Los paraguas sirven para lucir publicidad del torneo / ROLANDGARROS

Los gigantes monetarios American Express y Chase JP-Morgan son dos de los principales iconos publicitarios del Open de Estados Unidos, que confían tanto en empresas de fuera como en consolidadas marcas estadounidenses como IBM, Polo Ralph Lauren o las pelotas Wilson para sacar adelante el magnánimo evento que, por ejemplo, ofrece a sus espectadores bebidas gracias a empresas no americanas (Evian, Heineken o Lavazza).

Conocidos y desconocidos

Por último, el Open de Australia también combina marcas de la casa con empresas “foráneas”, aunque las locales sean bastante menos conocidas para el gran público, caso de ANZ, Blackmores, Country Road o CPA. La todopoderosa Kia está al frente de las marcas no australianas presentes en el torneo, como son Rolex, Disney, Barilla, Masters Card o Häagen Dazs. Como dato curioso, los cafés Lavazza y la compañía aérea Emirates son los patrocinadores más frecuentes, llegando a estar presentes en tres Grand Slams.

Son todas ellas, en definitiva, empresas y multinacionales de distintos ámbitos que apuestan por el tenis como valor en alza, más cuando en medio hay jugadores tan icónicos como Rafa Nadal y Novak Djokovic. Sean de la nacionalidad que sean. Pero si se trata de los franceses, ellos, una vez más, defienden a los suyos. C’est la France.