Menú Buscar
Rafinha en su último encuentro con el Barça / EFE

Rafinha, la venta más exitosa de la Masía

El exfutbolista del Barça deja 35 millones de euros más tres en variables superando así traspasos como los de Cesc Fábregas y Pedro

6 min

Nunca quiso irse. Trabajó día tras día para conseguir una oportunidad que tampoco tuvo su hermano. Añadiendo carga a su trabajo semanal para dejar atrás los problemas físicos que tanto le habían diezmado y las lesiones que le han privado de continuidad en el Camp Nou, el sueño de Rafinha no era otro que el de triunfar con la camiseta del Barça. De anhelo a utopía. Su presencia sobre el césped del RCDE Stadium en el derbi catalán del pasado miércoles fue su última aparición con la zamarra azulgrana --ese día de color morado-- antes de poner rumbo a Italia para incorporarse al Inter de Milán.

Años después de tomar un avión hacia Vigo, donde se reencontró como futbolista y logró ser el jugador revelación de La Liga de la mano de Luis Enrique, Rafinha volvió al aeropuerto de Barcelona pero para emprender un viaje que esta vez sí le aleja definitivamente del Camp Nou. Superado su tormento por culpa de una fisura en el menisco derecho, el último miembro de la saga Alcántara solo piensa en disputar minutos para llegar al Mundial de Rusia alejándose de una entidad azulgrana que ha sabido hacer caja con el centrocampista.

Rafinha en su despedida en el vestuario del Barça

Rafinha en su despedida en el vestuario del Barça / EFE

Los 35 millones de euros que abonará el Inter este verano, más tres en variables si los italianos logran clasificarse para la próxima edición de la Champions League, algo muy probable vista la clasificación actual de la Serie A, convierten a Rafinha en el futbolista formado en la Masía que más dinero ha dejado en su adiós. Cinco años después de la marcha de su hermano Thiago rumbo a Múnich, los Alcántara han dejado 60 millones de euros en un Camp Nou que por momentos no dudó de que el futuro del estilo o ADN Barça se encontraba y estaba asegurado en las botas de los hijos de Mazinho.

Un récord cuatro años después

Si algo tenía claro el Barça en este mercado invernal era que Rafinha tenía un precio y era fijo. A diferencia del resto de jugadores que se encuentran o se han encontrado en posición de salida, la situación del centrocampista era distinta. Considerado la joya del escaparate azulgrana, la dirección deportiva no estaba dispuesta a dejar salir al futbolista por menos de 30 millones y su continuidad --en caso de no llegar ninguna oferta apropiada-- tampoco suponía un problema para un Ernesto Valverde que ha visto el incansable trabajo en la sombra del brasileño.

Acordada su marcha por 35 millones, atrás queda la que hasta este lunes era la venta más exitosa de un canterano: la de Cesc Fábregas al Chelsea en verano de 2014 por 33 millones de euros. Precisamente el conjunto blue volvió a echar una mano al Barça un año después cuando abonó 28 millones de euros por un Pedro Rodríguez falto de protagonismo tras la irrupción del tridente que sorprendió y agradó a Europa.

Cesc Fábregas era hasta este lunes el canterano que más dinero dejó en su adiós

Cesc Fábregas era hasta este lunes el canterano que más dinero dejó en su adiós / EFE

Con los dos exazulgranas en Stamford Bridge, rivales en octavos de final del Barça en Champions, quien ha quedado desbancado del podio --precisamente por su hermano-- de traspasos más exitosos en lo que se refiere a canteranos es Thiago. Por la petición de Pep Guardiola, el Bayern de Múnich desembolsó 25 millones de euros en 2013, una cifra que no logró repetirse en posteriores operaciones como la de Gerard Deulofeu (seis millones en 2015), Tony Sanabria (cinco millones en 2015) y Marc Bartra (ocho millones en 2016).

El talento de De la Peña

Si hay una operación que destaca entre las principales esa es, sin duda, la de Iván de la Peña. En un mercado totalmente distinto al actual, el talentoso futbolista cántabro sigue todavía copando las primeras plazas como uno de los mejores traspasos conseguidos por el Barça en el ámbito de la Masía. La magia inigualable de Lo Pelat propició que la Lazio abonara en 1998 lo que ahora serían unos 15,6 millones de euros, cifra muy poco habitual en aquella época.

Bojan en 2011 rumbo a la Roma (12 millones de euros ) y Adama Traoré en 2015 dirección a Inglaterra para militar en el Aston Villa (10 millones) completan la nómina de canteranos de una Masía que en ocasiones ha visto como se sacaba rédito de jugadores de la casa que no tenían cabida en el Camp Nou.