Menú Buscar
'Qatargate': otro escándalo futbolístico

'Qatargate': otro escándalo futbolístico de alcance mundial

La revista 'France Football' involucró a distintos dirigentes del deporte en la elección de Qatar 2022

4 min

Uno de los casos más sonados de corrupción en el deporte y, más concretamente, en el fútbol es sin duda el conocido como Qatargate. En dicha investigación, grandes figuras fueron señaladas por la revista France Football --desde Ángel María Villar hasta Ricardo Teixeira, pasando por Michel Platini y Sandro Rosell, y con la excepción de Joseph Blatter-- como responsables principales del amaño en la adjudicación del Mundial de 2022 a Qatar.

La trama destapó los amaños entre el entonces presidente de la UEFA, Michel Platini, el expresidente francés Nicolás Sarkozy y el actual emir de Qatar (entonces príncipe heredero) Tamim bin Hamad al-Thani. Esta operación habría consistido en un pacto de favores mediante el cual Al-Thani acabó comprando el PSG --a petición de Platini-- y ayudó a la caída de Canal Plus Francia --lo que era del agrado de Sarkozy-- con el objetivo de garantizarse el voto y el apoyo del presidente de la UEFA en la elección del Mundial 2022.

En esta trama participó también el entonces presidente del FC Barcelona Sandro Rosell, ahora en la cárcel de Soto del Real, quién cobró 30 millones de euros para amañar dicho mundial, según un informe de la UDEF (Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal) del Cuerpo Nacional de Policía recogido por Crónica Global. Todo se remonta a la etapa del exdirigente azulgrana como director de marketing de Nike. Ahí conoció a su socio, Ricardo Teixeira, con quien entabló una relación económico-amistosa, que culminó en un contrato de 192,7 millones de dólares para el patrocinio de la selección la brasileña por parte de la firma deportiva estadounidense.

La relación entre Teixeira y Rosell

Fue a través de la sociedad Bonus Sports Marketing (BSM) con la que el expresidente azulgrana continuó su relación con Teixeira. Esta empresa, con la que Rosell explotaba los derechos de algunos futbolistas y organizaba eventos, fue vendida al grupo Dahall al-Baraka, el mayor conglomerado privado qatarí, por un precio tres veces mayor al real (entre seis millones y siete millones de dólares).

Los indicios apuntaban a que la figura de Teixeira fue clave por sus buenas relaciones con Al-Thani. Los acuerdos económicos de Sandro Rosell con Qatar continuaron con la decisión de patrocinar la camiseta del Barça con Qatar Foundation primero y Qatar Airways después (cinco temporadas a cambio de 171 millones de euros).

Ángel María Villar habría formado parte de la operación al llegar a un pacto con Qatar para mantener silencio, a cambio de que los qatarís apoyaran la candidatura de España al Mundial de 2018, que finalmente se celebrará en Rusia, lo cual no gustó nada al dirigente deportivo español. El reportaje añadió que el empresario Jaume Fluxa Morro, accionista de la constructora de Florentino Pérez, ACS, y asesor de la poderosa constructora qatarí Al-Jaber, habría jugado un papel importante para que los dirigentes madridistas intercedieran ante Villar para apoyar a los qataríes.

Florentino Pérez y su socio Iberostar, compañía fundada por la familia de Jaume Fluxa en 1986, se hicieron con el control de la constructora alemana Hochtief, participada en un 11% por Qatar. Esta constructora ha firmado varios contratos para construir grandes obras ligadas al Mundial de 2022.