Menú Buscar

El Polo sortea el ‘procés’ para mostrar su cara más solidaria

El torneo internacional de hockey infantil que organiza reúne a 1.200 niños y pone su atención en el deporte para la integración social

08.12.2017 00:00 h.
6 min
Partido de hockey femenino del Torneo Internacional de la Inmaculada en el Polo de Barcelona / RCPOLO

El Real Club Polo se ha superado una vez más. El club más noble y exclusivo de Barcelona tiene un imán deportivo indestructible. Pasó en pleno procés con el CSIO del pasado 1 de octubre y sucede ahora con el Torneo Internacional de la Inmaculada que se celebrará este largo fin de semana. Una cita para los niños que juegan al hockey hierba, con un programa solidario de integración social, que nada ni nadie ha podido aplazar.

Son 31 ediciones con esta para un torneo que supera año tras año todas sus marcas. En esta ocasión con 1.200 niños, 25 clubes de toda Europa y 265 partidos programados entre cadetes, infantiles, alevines y benjamines. Todos compiten para jugar, sin importar el triunfo, sino el espíritu educativo y de formación.

Un campeonato seguro

Con semejantes números y filosofía es difícil que un torneo tan consolidado en el hockey formativo español y europeo pueda verse desplazado por la situación política catalana. “No hemos acusado para nada los sucesos en Cataluña. Tan solo algunos han llamado para preguntar, pero nada más. La respuesta ha sido excepcional. Son muchos años y sabemos muy bien lo que tenemos entre manos”, afirma para Crónica Global Javier de Mercader, director deportivo del torneo.

Equipos jugando en las instalaciones del Polo el pasado año / RCPOLO

Equipos jugando en las instalaciones del Polo el pasado año / RCPOLO

El Torneo Internacional de la Inmaculada - Trofeo Marga Monegal de hockey sobre hierba comenzará en las instalaciones del Polo este viernes por la tarde y finalizará el domingo 10 con la entrega de premios a las tres de la tarde. Acuden niños y niñas, entre 8 y 15 años, 300 catalanes y 900 de fuera de Cataluña, para enfrentarse entre ellos. Un trajín deportivo y logístico muy bien organizado, con comidas, cenas y regalos que el Polo se ocupa de no perder detalle gracias a sus recursos y a sus patrocinadores, entre ellos La Caixa, Fundación Damm, Factorenergia y la Generalitat de Cataluña.

Deporte adaptado

El campeonato no sólo es una competición deportiva, sino que también transmite el placer por jugar, el compañerismo y la voluntad de educar. Dentro de estos valores, la solidaridad tiene un papel fundamental para el club. La inclusión social de todos los colectivos hace que el Polo programe dentro del torneo la competición de Hockey+, convertida con el paso de los últimos años en una categoría más del evento y que está dirigida a los niños y niñas con discapacidades. En esta edición participarán una variedad de equipos, entre seis y ocho, llegados de diferentes puntos: Cataluña, Bélgica, Holanda, Vizcaya, Madrid y Valencia.

"Nosotros nos ocupamos de los gastos de alojamiento de los equipos del Hockey+. En cuanto al resto de conjuntos, tienen unas comidas o cenas, según la categoría, incluida con la inscripción, pero el resto se lo pagan ellos, lo que demuestra el interés y la voluntad de venir a jugar”, dice el director del torneo.

El compañerismo está presente durante todo el torneo / RCPOLO

El compañerismo está presente durante todo el torneo / RCPOLO

Este programa de integración social fortalece los valores de amistad, deportividad y solidaridad que transmite el campeonato. Así ha sido siempre que se ha podido. Hace unos años se recaudaban fondos para la Fundación Soñar Despierto. Ahora, además del programa con los discapacitados Hockey+, también se incluye un Hockey Market de tiendas especializadas y proyectos solidarios en colaboración con las asociaciones Mua Solidaris, que tiene como finalidad recaudar fondos para la investigación de la leucemia infantil, y Karuna, que promueve la ayuda al Tercer mundo, concretamente al Nepal.

Homenaje olímpico

Desde que se puso en marcha el torneo en 1987, no ha dejado ya de celebrarse. Son tres días intensos que, además este año, cuenta como madrina a la campeona olímpica en los Juegos de Barcelona-92 y exentrenadora del RC Polo, Maribel Martínez de Murguía, en representación de esa selección que hace 25 años consiguió el único oro olímpico del hockey femenino español.

Son, por tanto, demasiadas emociones y excesivo poder de convocatoria, concentrados en tres días, como para tumbar un torneo que más tiene de fiesta que de competición. “Nos ilusiona el ambiente y el compañerismo. También ver cómo hemos avanzado en nuestro programa de integración, cada vez con más jugadores. Un orgullo para todos los que lo organizamos”, concluye Mercader.

¿Quiere hacer un comentario?