Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El agente FIFA Santos Márquez, quien medió en el traspaso de Iker Casillas al Oporto / FOTOMONTAJE DE CG

Piden seis años de cárcel para el agente FIFA que medió en el traspaso de Casillas

La Fiscalía documenta la presunta estafa del intermediario Santos Márquez a su socio para quedarse con todo el negocio de la operación

6 min

Dos años y medio después de que el exguardamenta del Real Madrid Iker Casillas fichara por el Oporto, un juzgado de Palma ha abierto juicio oral contra el agente FIFA Santos Márquez por, presuntamente, estafar 444.750 euros a un grupo de inversores mallorquines que financiaron la mediación del acusado en las negociaciones. Márquez intervino en el traspaso del jugador.

La Fiscalía reclama cuatro años de prisión para Márquez por administración desleal, petición que los empresarios perjudicados, querellantes en el procedimiento judicial, elevan hasta los seis al sumar al anterior un delito de estafa. El Juzgado de Instrucción número 8 de la capital balear, encargado de las investigaciones, impone además al procesado el pago de una fianza civil de 550.000 euros a la que, según el auto, deberá hacer frente en el plazo de un día.

Empresa paralela

En su escrito de acusación, al que ha tenido acceso Crónica Global, la empresa Mallorca Viva, acusación particular en el proceso, detalla cómo se llevó a cabo el mediático fichaje y cuál fue el papel que ejerció Santos Márquez tras obtener la confianza de los inversores isleños a fin de que estos financiaran su intercesión en la operación.

Y es que, según sostienen las acusaciones, después de que Márquez, en calidad de administrador y agente, y el empresario Jorge Ignacio Sastre como inversor creasen Mallorca Viva para mediar en el mercado de fichajes y negociar el traspaso de Casillas, el acusado habría creado ad hoc otra empresa paralela con la que llevar a cabo esta misma labor sin el conocimiento de su socio y con la que, finalmente, firmó el traspaso del portero.

Comportamiento defraudatorio

La nueva mercantil, VS Players, no había participado en la operación en ningún momento mientras que, a raíz de haber quedado al margen, Mallorca Viva no llegó a cobrar nunca la comisión que le correspondía.

“Mallorca Viva, siempre de acuerdo con el contrato suscrito con Santos Márquez, aportó con toda regularidad, y gran frecuencia, fondos suficientes a la sociedad para el desarrollo por parte del acusado de su actividad, no dejándose de aportar tales fondos hasta el mes de agosto de 2015, inmediatamente después de tener conocimiento de su comportamiento defraudatorio”, asevera en su escrito de calificación el abogado Jaime Campaner, representante de la acusación particular.

Relación de “indudable confianza”

El letrado añade que el socio de Márquez no sólo aportaba los suficientes fondos a la cuenta de la sociedad para que el acusado realizara su actividad con toda garantía, sino que pagaba también el alquiler de una casa en Madrid en la que vivía el agente por 1.500 euros mensuales, su suscripción a Canal Plus y otros gastos personales como, por ejemplo, las facturas del dentista(que entre mayo y junio de 2014 ascendían a 40.500 euros).

El empresario perjudicado añade que la relación entre Mallorca Viva, él y Márquez era, “por supuesto, profesional, pero también de indudable confianza”, lo que explica, subraya, la “plena libertad” de la que disponía el procesado a la hora de disponer de los fondos aportados a la cuenta de la empresa.

Mallorca Viva "financió todas las operaciones"

Y de esta forma tuvo acceso al dinero que la sociedad creada por ambos le facilitaba para llevar a cabo una actividad cuya retribución, lamenta, tenía previsto destinar, “actuando de modo absolutamente desleal y con ánimo de obtener un enriquecimiento injusto, en su exclusivo beneficio”, a VS Players.

“Mallorca Viva no sólo dejó de ingresar la importante comisión que generaría el fichaje del jugador Iker Casillas por el Oporto: financió todas las negociaciones realizadas por el acusado y realizó nuevas aportaciones en la creencia de que Santos Márquez actuaba como su agente y, por tanto, en su beneficio”, sentencia el inversor perjudicado, que recuerda cómo Casillas, en julio de 2015, fue finalmente traspasado al conjunto luso tras no fructificar su fichaje por el New York City de la Major League Soccer.

Acusó a Florentino Pérez

Santos Márquez ya protagonizó un polémico episodio cuando, ese mismo mes, acusó al presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, de no querer “futbolistas negros” en el club blanco. Un hecho que, tal y como puso de manifiesto entonces en una entrevista concedida al diario As, el agente afirmaba que forzó la ruptura de la relaciones entre ambos.