Menú Buscar
Los jugadores del FC Barcelona posan con el trofeo tras la final de la Copa del Rey de Baloncesto / EFE

Pesic corona al Barça en la Copa del Rey

El FC Barcelona logra el título en una agónica final ante el Real Madrid (90-92) bajo el mando del nuevo entrenador azulgrana

3 min

No se sabe si es un oasis o una realidad. Pero hay que disfrutarlo. El Barça se ha coronado campeón de la Copa del Rey gracias a la llegada del serbio Svetislav Pesic, que ha permitido reaccionar a su equipo e imponerse al Real Madrid (90-92) en la final del torneo, que se ha jugado esta noche en Gran Canaria.

La última vez que el Barcelona se alzó con un título fue en la Supercopa de 2015, aunque fue en la temporada 2012-13 cuando ganó su último título de Copa del Rey y en la siguiente, 2013-14, la última liga ACB.

Título con sufrimiento

Los azulgrana, liderados por Ribas, Sanders y Tomic llevaron al equipo azulgrana al título no sin sufrimiento. En un desenlace increíble, después de recortar hasta 18 puntos de desventaja, el balón de la sentencia quedó en manos de el madridista Causer, tras dos fallos de Oriola desde el tiro libre. Pero el triple del francés y los sucesivos intentos de palmeo de Taylor y Rudy no entraron. Los blancos reclamaron falta de Claver a Taylor, pero el Barça era el campeón.

El final agónico fue la guinda de un gran partido, donde los azulgranas marcaron las diferencias tras la reanudación con un demoledor parcial de 0-11, que puso contra las cuerdas al Madrid, con Ribas y Oriola como estiletes catalanes ante un vigente campeón que naufragaba en ataque (37-51).

Reacción madridista

La derrama alcanzó los 18 puntos en el ecuador del tercer cuarto (40-58). El técnico blanco, Pablo Laso, optó por sentar a Doncic y combinar en el exterior con Campazzo y Carroll, pero la ecuación seguía sin dar resultado. El Barça, en cambio, se disparó en el pie y permitió una reacción que se volvió taquicárdica hasta que en el último segundo los dos palmeos madridistas no entraron.

Ahí acabó el partido tras este agónico final que llevó al Barcelona a proclamarse campeón por 90-92, confirmando su metamorfosis con Pesic, cuando peor estaban en la temporada, coronándose con apenas dos semanas en el banquillo azulgrana.