Menú Buscar
Imagen de un partido de pádel del World Padel Tour / EFE

El pádel tiene su semillero en Cataluña

La comunidad catalana, con 12.383 licencias, es el referente nacional en pistas, clubes y marcas

James Martí
7 min

Es el deporte más practicado por detrás del fútbol y tiene el mérito de haber cogido impulso en época de restricciones. Por tanto, algo tendrá el pádel por lo que muchos aspiran a jugar su partido y por lo que todos afirman que no se trata de una moda pasajera. Especialmente en Cataluña, donde las licencias, clubes y practicantes se disparan año tras año convirtiéndose la comunidad catalana en la referencia de este deporte en España.

El pádel hace tiempo que dejó de ser una moda y ya es una realidad más que contrastada que no para de ganar adeptos de cualquier sexo y edad por todo el territorio. En Cataluña el auge ha sido imparable, siendo la comunidad con más licencias federativas de todo el país; este año cuenta con 12.383, la cuarta parte de las licencias españolas, además de 230 clubes —20 federados— y entre 150.000 y 200.000 practicantes.

Época dorada

"El pádel está en su momento más álgido en nuestra comunidad, con una subida anual del 20% los últimos años. La situación es inmejorable", afirma Pere Hernández, presidente de la Federació Catalana de Pàdel desde 2012. Este crecimiento es el que ha permitido que este deporte viva una época dorada, con un gran número de mujeres (casi el 40% de estas licencias en Cataluña), artífices de que el pádel se haya consagrado como uno de los deportes más practicados en toda España.

El número de mujeres que juega al pádel, según el Anuario de Estadísticas Deportivas 2016, ha ascendido el 1,3% en el último lustro, siendo el cuarto deporte elegido por el público femenino como práctica semanal, después de la natación, el atletismo y el ciclismo.

El pádel es un deporte con un gran crecimiento entre las mujeres / EFE

El pádel es un deporte con un gran crecimiento entre las mujeres / EFE

Otra clave para entender este crecimiento —del 3,7% en los últimos cinco años en España— está en el hecho de que sea una disciplina que pueden practicar personas de todas las edades. Se estima que en todo el país hay 2,3 millones de practicantes asiduos, de los que un 52% dice practicarlo cada semana; un 48% lo hace todos los meses, y 945.000 personas que lo juegan alguna vez al año.

Informe del pádel

El último informe que se publicó, realizado por la agencia de marketing deportivo Madison ahora hace algo más de un año, indicaba que un 62% eran hombres y un 38%, mujeres. Y que entre las edades de 35 años y 44 años, con el 38,3%, es donde hay gente que más lo practica.

El asunto social ya es otro cantar. Aunque la construcción de cientos de pistas de pádel con tarifas más económicas ha dado acceso a este deporte a todos los bolsillos, todavía hay una cierta identificación con la clase alta que en su origen podía permitirse el lujo de pagar las pistas de pádel con precios desorbitados. Así, el estudio indicaba que el 20,4% de practicantes es de clase alta; media alta, el 59,5%; media media, 15,4%; media baja, 3,5%, y la baja, el 1,2%.

Cientos de marcas

Nox, Head, Asics, Sane o, ahora, Rossignol, casi todas en Barcelona y provincia, son algunas de las más de 200 marcas de un deporte con ventajas para todos. “No requiere de una gran condición física para empezar a jugar y pasártelo bien. A los clubes les va muy bien porque en poco espacio pueden hacer cuatro pistas en las que juegan cuatro jugadores cada hora, la inversión no es grande y los clubes utilizan el pádel como una herramienta de captación de socios”, admite Hernández.

Bonasport es uno de los clubes barceloneses donde se juega al pádel / CG

Bonasport es uno de los clubes barceloneses donde se juega al pádel / CG

Una de las dificultades que suele generar el pádel es simplemente el hecho de contar con cuatro jugadores de un nivel similar y con disponibilidad para jugar una partida. A esa razón se debe en parte la enorme acogida que tienen las distintas ligas amateurs que proliferan por toda Barcelona, con partidas programadas semanalmente contra rivales de un nivel parejo. De todas ellas destaca la Liga de Pádel Barcelona, que cuenta con más de 800 participantes repartidos en las categorías masculina, femenina y mixta, y que se desarrolla en distintos clubes e instalaciones de la ciudad.

Dónde jugar

Los clubes deportivos de Barcelona no son ajenos al fenómeno del pádel y han ido adecuando sus instalaciones a esta nueva realidad. En David Lloyd Club Turó, Club Esportiu Laietà o Bonasport han ido aumentando progresivamente el número de pistas disponibles, muchas veces en detrimento de su primo, el tenis. Pero si hay un club donde esta transformación ha sido más que evidente ese es el Real Club de Polo, pasando de las primeras cuatro que se construyeron en 1992 a las más de 20 con las que cuenta en la actualidad. El Polo también acogió el Barcelona Máster del World Padel Tour de este año que fue un éxito rotundo batiendo récord de espectadores con 21.500 asistentes acumulados.

Pese al éxito en España, la gran ambición del pádel sigue siendo su internacionalización, ya que en estos momentos no se trata de un deporte extendido mundialmente, ni siquiera lo está en gran parte de Europa. Es por ello que hay unanimidad en el sector del pádel en cuanto a un objetivo, conseguir que sea una disciplina olímpica. Hasta que llegue ese momento es posible que el mundo no acabe de descubrir este deporte, mientras tanto en toda España y, sobre todo, en Cataluña, las previsiones siguen siendo una vez más de crecimiento.