Menú Buscar
Cristiano Ronaldo (Real Madrid) en la primera sesión de entrenamiento de cara al estreno en el Mundial de Clubes / EFE

'Pinchazo' del negocio del Mundial de Clubes

El Real Madrid acude a un torneo que en sus 13 ediciones ha carecido de sonados traspasos o acuerdos comerciales

7 min

Hace once años, el 13 de diciembre de 2006, en el Estadio Nacional de Tokio, al entrenador Abel Braga se le hinchaba el pecho y el entonces presidente del Internacional de Porto Alegre, Fernando Carvalho, se frotaba las manos –más aún Vitorio Piffero, el dirigente que asumiría la presidencia solo quince días después–. Las perlas de su cantera, los futbolistas Alexandre Pato y Luiz Adriano, habían marcado los dos goles de la semifinal del Mundial de Clubes ante el Al-Alhy.

En aquel campeonato, Internacional barrió tanto en lo deportivo como en lo económico. Ganó en la final por 1 a 0 al Barça y sus arcas se llenaron de millones. Nadie hasta el momento les ha superado en cuanto a doble éxito en esta competición, donde en sus 13 ediciones solo un ramillete de jugadores ha cambiado de club, y solo unos pocos equipos han podido hacer caja.

Las prioridades del Gremio

“No vemos el Mundial de Clubes como un escaparate. Eso será una consecuencia natural de la exposición que esta competición proporciona a nuestro equipo”, comenta a Crónica Global André Zanotta, director deportivo del Gremio, uno de los clubes participantes del campeonato de este año, donde el Real Madrid vuelve a ser el gran favorito.

Zanotta piensa más en el césped que en los despachos, consciente tal vez de la dificultad de exprimir financieramente esta cita desigual. “Creo que el principal escaparate ya ha sido el rendimiento que demostramos durante todo el año en todos los torneos que disputamos, principalmente con la conquista de la Copa Libertadores”, ha explicado el dirigente.

“Evidentemente, la visibilidad de estos partidos, especialmente si llegamos a la final, será inmensa. Pero de todas formas nuestro objetivo es deportivo: conseguir un título más de otra competición importante.”

Escasos movimientos

La breve historia del Mundial de Clubes –13 ediciones, desde 2000– demuestra que llenar la cuenta corriente de la sociedad en esta auténtica feria de muestras futbolística no es nada sencillo. Entre los que han sacado más partido a la competición, económicamente hablando, destacan, además de Internacional, clubes como Corinthians (Brasil), Boca Juniors (Argentina), Mazembe (República Democrática del Congo) y Kashima Antlers (Japón).

El Barça ha sido uno de los grandes atractivos del torneo en sus últimas ediciones

El Barça ha sido uno de los grandes atractivos del torneo en sus últimas ediciones / EFE

El primer Mundial de Clubes se disputó en Brasil en 2000 y lo ganó por todo lo alto el Corinthians. Jugó la final contra el Vasco da Gama, pero también estaban el Real Madrid y el Manchester United. El brasileño Edu formaba parte de aquel equipo campeón. Tenía 21 años. El Arsenal inglés se lanzó a por él, y lo compró por 8,75 millones de euros. Luego fichó por el Valencia en 2005 donde estuvo cuatro temporadas y jugó tan solo 50 partidos a causa de las lesiones.

La mencionada hazaña del Internacional de Porto Alegre tuvo lugar en el Mundial de 2006 en Japón. Allí explotaban nada más y nada menos que Alexandre Pato y Luiz Adriano. Triunfaron en la final ante el Barça de Ronaldinho, Iniesta, Puyol, Deco y Víctor Valdés, entre otros, entrenado por Rijkaard. Pato, de 18 años por aquel entonces, que acababa de llegar al primer equipo de Internacional, puso rumbo al Milán a cambio de 22 millones de euros. Por mucho menos, tres millones de euros, se llevó el Shakhtar Donetsk a Luiz Adriano.

Al mejor postor

El Mundial de Clubes de 2007 también puso sobre la mesa a una futura estrella que la Juventus y el Valencia se disputarían después de la final. Despuntaba en el Boca Juniors y era el mediocentro argentino Ever Banega (19 años). Boca sucumbió ante el Milán en la final del campeonato por 4 a 2, pero el Valencia, finalmente, le arregló bastante las cuentas anuales al club argentino: se quedó al futbolista por 18 millones de euros.

Banega fue uno de los futbolistas que dio el salto a Europa tras su presencia en el Mundial de Clubes

Banega fue uno de los futbolistas que dio el salto a Europa tras su presencia en el Mundial de Clubes / EFE

Ya en la presente década, y fuera de las grandes ligas, Dioko Kaluyituka (23 años), el delantero del sorprendente Mazembe congoleño –que perdió la final de 2010 frente al Inter de Milán de Rafa Benítez–, arregló su presente y parte de su futuro emigrando al Al-Ahli qatarí tras un traspaso fijado en 500.000 euros –cuantía que ayudó al equipo congoleño a seguir creciendo y acumulando títulos durante el siguiente lustro–.

El Corinthians de Tite, actual seleccionador brasileño, doblegó en la final del Mundial de 2012 al Chelsea de Benítez, que esta vez no tuvo la suerte de dos años antes con el Inter. Paulinho, a sus 24 años, el jugador fichado este año por el Barça, llevaba el timón del equipo. El Tottenham puso sus ojos en él y dejó 20 millones en las arcas del club brasileño.

Héroe asiático

El año pasado, los que enamoraron al planeta en el Mundial de Clubes, de forma totalmente inesperada, fueron los héroes del Kashima Antlers. Gaku Shibasaki (24 años) le hizo dos goles al Real Madrid en la gran final, y semanas después estaba poniendo rumbo a Tenerife, cedido por el equipo japonés. Al acabar la temporada, el Getafe se hizo con sus servicios por dos millones de euros.

Por milagros como este, los clubes participantes no pierden la esperanza de derribar al campeón europeo y de cerrar el año fiscal con una buena factura. Gremio sería el club indicado este año para montar un buen escaparate, aunque sus estrellas –Arthur, muy cerca del Barça, y Luan, clave en el oro olímpico de la selección brasileña en Río 2016– ya no necesitan publicitarse a través de agentes internacionales. Todo ya se conoce. O casi.