Menú Buscar
App de Adidas para seguimiento deportivo / ADIDAS

El negocio deportivo se sumerge en el universo digital

Grandes compañías como Nike, Adidas, Under Armour o Asics apuestan por las aplicaciones tecnológicas

6 min

La introducción y el uso de la tecnología en la vida diaria junto al desarrollo de los smartphones ha cambiado tanto la economía como la manera de relacionarse con el entorno. Y el deporte no es ajeno a esa transformación global. Grandes compañías deportivas como Nike, Adidas, Under Armour y Asics se han introducido en el mundo de las aplicaciones fitness para smartphone y tablet (desarrolladas por Android, iPhone y Windows Phone, principalmente), comprando algunas de las apps que ofrece el mercado de los nuevos dispositivos móviles.

Estas aplicaciones permiten dar un seguimiento al ejercicio realizado, muestran estadísticas de las distancias recorridas durante los entrenamientos (calcula datos como la velocidad del atleta, las rutas o calorías quemadas), monitorizan el ejercicio muscular en el gimnasio o en casa, ofrecen herramientas para mejorar la nutrición e incluso permiten comprar determinados productos deportivos. De esta forma, las grandes marcas complementan la experiencia deportiva de sus usuarios ofreciendo nuevos servicios a la vez que se aprovechan del servicio publicitario que ello les aporta.

Compañías precursoras

Nike y Apple fueron las compañías pioneras de lo que vino después. En 2006, un año antes de la comercialización de los smartphone en el ámbito global, ambas empresas llegaron a un acuerdo para lanzar Nike+, un sensor que mediante el sistema Bluetooth se instalaba en la suela de las zapatillas para que los usuarios llevaran un control de la velocidad y las distancias recorridas. Este sensor fue un precursor de las pulseras que actualmente registran diferentes niveles de actividad deportiva.

Posteriormente, en 2011, la compañía lanzó su propia aplicación Nike-GPS, que luego pasó a denominarse Nike+Running y ahora, Nike Running Club. Después de su última actualización en 2016, la app cuenta con una nueva interfaz en su versión para Apple Watch.

El rendimiento de los atletas se encuentra íntimamente relacionado con el uso de avanzada tecnología

El rendimiento de los atletas se encuentra íntimamente relacionado con el uso de avanzada tecnología / PIXABAY

No hay que olvidar tampoco que en 2012 Nike lanzó la FuelBand, una pulsera inteligente para monitorizar la actividad física aportando diferentes tipos de datos. Este accesorio contaba con un acelerómetro de tres ejes capaz de detectar los movimientos del cuerpo a través de la muñeca y traducirlos en calorías consumidas.

En 2010, Adidas lanzó el sistema MiCoach, un modelo apto para usar con cualquier reproductor, que incluye un programa de entrenamiento. Los programas van desde perder peso hasta la preparación para correr carreras de grandes distancias.

Máxima competividad

En agosto de 2015, Adidas anunció la compra de Runtastic, una de las app líder del sector, por 239 millones de dólares. Fundada en 2009 y con sede en Austria, esta empresa, popular por la app que lleva su mismo nombre y que permite trackear una actividad deportiva, cuenta con una comunidad de unos 70 millones de usuarios y está disponible en 18 idiomas. Esta compra ha reportado a Adidas una comunidad que jamás consiguió con MiCoach (cuya actividad finalizará el 31 de diciembre de 2018), además de un servicio más completo.

RunKeeper, aplicación deportiva de la marca Asics

RunKeeper, aplicación deportiva de la marca Asics

Under Armour creó en febrero de 2015 la mayor base de datos mundial enfocada al fitness (120 millones de usuarios), tras haber comprado dos aplicaciones, Endomondo y MyFitnessPal, por 560 millones de dólares (80 millones y 475 millones de dólares, respectivamente). Estas adquisiciones se sumaron a la compra de MapMyFitness por 150 millones de dólares a finales de 2013, lo que en su conjunto supone un desembolso de más de 700 millones.

Asics, la marca de ropa deportiva japonesa, no quiso ser menos y se subió al tren en febrero del año pasado. RunKeeper, una de las primeras aplicaciones deportivas creadas para smartphone (2008), reúne a una comunidad de unos 35 millones de usuarios. Aunque los detalles no se hicieron públicos, el precio de la operación podría ascender a 85 millones de dólares, según informó la web Palco23. “Cuando vimos que el auge del mundo móvil, las redes sociales y la personalización tenían un impacto en otras esferas intuimos que las posibilidades serían enormes para el mercado del fitness y la salud”, declaró Jason Jacobs, fundador de RunKeeper, tras hacerse pública la adquisición.

Influencia en la esfera digital

Este tipo de operaciones, que se han convertido en una práctica habitual entre los gigantes del negocio del vestuario deportivo, tienen como objetivo penetrar y aumentar sus áreas de influencia desde la esfera digital.

Además de ofrecer un servicio (normalmente gratuito), mejorar su imagen como marca o vender determinados productos, a las grandes compañías del equipamiento deportivo también les interesa hacerse con los datos de los usuarios que se descargan las aplicaciones. De esta forma, pueden usar estos datos de las actividades de sus clientes para hacer estudios de mercado, patrocinar determinados eventos deportivos y generar mapas de actividades con el fin mejorar sus ventas o fabricar nuevos productos según los gustos de sus clientes potenciales. O sea, todo un negocio a partir del mundo tecnológico.