Menú Buscar
Rafa Nadal devuelve la pelota al italiano Simone Bolelli durante el encuentro de la primera ronda de Roland Garros / EFE

Nadal tiene experiencia en partidos de dos días

El séptimo Roland Garros que ganó el tenista español en 2012 fue la última final parisina que se aplazó por la lluvia

2 min

Que un torneo del Grand Slam, con los tiempos que corren, deba suspenderse por lluvia deja en evidencia la poca voluntad o el ajuste económico que tiene el torneo para encontrar soluciones. Cuestión que atañe en estos momentos entre los majors únicamente a Roland Garros, y que pone al descubierto el caos organizativo y económico que supone cada año el aplazamiento de una jornada.

La edición más caótica que se recuerda fue cuando afectó a la final. Fue en 2012 cuando Rafa Nadal optaba a su séptimo Roland Garros frente a Novak Djokovic. El partido quedó suspendido hasta el lunes después de tres horas de juego con 6-4, 6-3, 2-6 y 1-2 para Nadal y saque de Djokovic, justo después de que el español pusiera fin a una racha de ocho juegos consecutivos ganados por el serbio, que dispuso de una rotura de servicio a su favor en la cuarta manga.

Parón y amenaza

Aquella suspensión fue la segunda interrupción del encuentro, que también tuvo que pararse por la lluvia durante 35 minutos con ventaja para Nadal de 6-4 y 5-3, tras 1 hora y 52 minutos de partido.

La reanudación incluso peligró para disputarse en lunes, pues las constantes lluvias que cayeron sobre París hasta justo antes del encuentro amenazaron con impedir que el duelo se volviese a jugar. Finalmente, saltaron a la pista con Nadal hecho una fiera y recuperando enseguida el servicio perdido. Ante otra amenaza de la lluvia, el balear no quiso alargar más el partido y consiguió el break definitivo en el 12º juego, venciendo por 6-4, 6-3, 2-6 y 7-5 tras 3 horas y 49 minutos.

Esa final fue la última final que se ha debido aplazar del torneo parisino, algo que no había sucedido hasta esa fecha desde 1973, cuando el rumano Ilie Nastase se impuso al yugoslavo Nikola Pilic por 6-3, 6-3 y 6-0 el martes, ya que la lluvia impidió que el duelo se disputase el domingo y el lunes.