Menú Buscar
España fue una de las primeras selecciones en lograr el billete a Rusia / EFE

El Mundial de Rusia exige a la afición rascarse el bolsillo

Asistir a la competición del próximo verano no está al alcance de cualquiera: conlleva gastos que superan los 2.000 euros

6 min

Hace tan solo unas semanas, los aficionados hacían cábalas para saber cuántos puntos necesitaba su selección para obtener una plaza en el Mundial de Rusia. Hoy los seguidores siguen con los números, pero económicos: calculan cuánto costará desplazarse al país organizador el próximo verano. Llega el momento de tirar de ingenio para conseguir el dinero necesario para vivir in situ la mayor cita de selecciones.

Del 14 de junio al 15 de julio todas las miradas del panorama futbolístico se centrarán en Rusia en busca de un campeón que se embolsará 38 millones de dólares —unos 32 millones de euros—. Se prevé que en el torneo se repartan cerca de 344 millones de euros, un 12% más que en la edición anterior, celebrada en Brasil en 2014.

España logró proclamarse campeona del mundo en 2010

España logró proclamarse campeona del mundo en 2010 

El subcampeón obtendrá 23 millones de euros. El resto de participantes se asegurarán casi 7 millones de euros solo por su presencia, mientras que su bolsa aumentará a medida que superen rondas. Pasar la primera fase y llegar a octavos implica obtener 10 millones; estar en cuartos son otros 13 millones, y la cifra sigue aumentando hasta las semifinales (cerca de 18 millones) y la final. En definitiva, todo grandes noticias para las federaciones pero no para el aficionado.

De 140 euros a 900 euros en entradas

Si las selecciones ya son conscientes de que cada partido que disputen en Rusia valdrá su peso en oro, los seguidores deben empezar a tener esa mentalidad lo antes posible si quieren evitar sorpresas en sus bolsillos. El pasado 14 de septiembre, la FIFA abrió la primera fase de venta de entradas, que concluyó este miércoles y que se llevó a cabo a través de un sorteo aleatorio entre todas las peticiones, que en dos meses superaron el millón y medio.

Desde este jueves, ya en la que se conoce como segunda fase, obtener una entrada pasa por la orden de solicitud y los más rápidos serán los que logren tener un hueco en los diferentes estadios del país ruso. Este proceso va desde el 16 de noviembre hasta el 3 de abril, momento en el que se abrirá la tercera y última fase llamada como “la de última hora” y que se cerrará el mismo día de la final.

Cuadro con los precios de las entradas del Mundial de Rusia

Cuadro con los precios de las entradas del Mundial de Rusia

Separadas en cuatro categorías (la última solo disponible para residentes en Rusia), los precios de las entradas van desde 89 euros en la peor zona en encuentros de la fase de grupos hasta los 900 euros en la mejor ubicación el día de la gran final. Reventa aparte.

Obtener una entrada en una zona óptima del estadio en la fase de grupos está entre los 140 euros y los 177 euros mientras que hacerlo en octavos va de 156 euros  a los 206 euros; en cuartos, de los 215 euros a los 308 euros; en semifinales, de los 405 euros a los 633 euros, y en la gran final, de los 600 euros hasta los mencionados 900 euros.

Viaje desde Barcelona

Si asistir a los tres encuentros de España en la primera fase pasa por unos 450 euros yo hacerlo desde los octavos a una hipotética final supone 1.500 euros, a todo ello hay que sumar el viaje y la estancia en Rusia, que podría alargarse hasta un mes si los de Julen Lopetegui logran su pase al último partido.

Ver a España en Rusia no está al alcance de cualquier bolsillo

Ver a España en Rusia no está al alcance de cualquier bolsillo / EFE

Agencias consultadas por Crónica Global, teniendo en cuenta que todavía no se han lanzado ofertas específicas para la cita mundialista como ocurre en cada edición del torneo, estiman que el desplazamiento y el alojamiento durante el Mundial estará en un margen que oscila entre los 2.000 euros y los 8.000 euros, en este último caso con entradas incluidas, siempre y cuando se coja con la suficiente antelación y aprovechando algún paquete especial de cada compañía. En esa línea, ya advierten de que hacerlo a última hora o de forma individual puede deparar problemas para encontrar cualquier lugar donde pasar una simple noche a lo largo de un mes en el que Rusia espera hacer negocio.

Con tiempo o sin él, lo cierto es que ver a España en el Mundial de Rusia​ se convertirá en toda una odisea para unos aficionados que han pasado de hacer cábalas futbolísticas para hacerlas con el dinero que saldrá de sus bolsillos.