Menú Buscar
Mundial de Catar cambia proveedores por la crisis diplomática

El Mundial de Catar cambia de proveedores por la crisis diplomática

El bloqueo de algunos países árabes ha afectado a las obras de construcción de los estadios

05.07.2017 11:02 h.
3 min

La crisis diplomática abierta hace un mes en el golfo Pérsico ha obligado a que el Mundial de fútbol de Catar 2022 haya cambiado de empresas proveedoras en la construcción de los estadios tras el abandono de algunas de ellas.

El director ejecutivo del departamento de Instalaciones de Competición del comité organizador, Ghanim Ali al Kuwari, ha desvelado a la agencia Efe: “A algunos de los proveedores les dimos la oportunidad de participar en el Mundial y nos han abandonado".

Las empresas de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Baréin dejaron el proyecto del primer mundial de fútbol que se disputa en tierras árabes a raíz del bloqueo económico impuesto por los gobiernos de esos países al pequeño emirato.

De segundo nivel

Al Kuwari ha asegurado que los cambios no han afectado en modo negativo al proyecto mundialista de Catar, puesto que tan solo se han ido algunas constructoras "de segundo nivel", contratadas por las adjudicatarias de las obras en los estadios para llevar a cabo trabajos secundarios.

También dejaron el proyecto algunos proveedores de materiales básicos como cemento o gravilla, producto que hasta el mes pasado llegaba desde Emiratos y ahora, de Omán, aunque el responsable del comité organizador no precisó el número de bajas.

Fieles al proyecto

Las empresas más importantes sí que siguen en el proyecto. Son las responsables del diseño de los estadios y del suministro de elementos de alta tecnología, como la iluminación por led o el moderno sistema de refrigeración que los organizadores lucen como una de las joyas del mundial de 2022.

Los contratistas principales, que son europeos, "siguen trabajando en el lugar de las obras". "Todos los trabajos están a su ritmo normal", garantiza Al Kuwari, con la tranquilidad que le confiere el plazo de cinco años que faltan hasta que el balón ruede por el césped catarí.

Entre los que siguen se encuentran las empresas españolas que se encargan de parte de los diseños de los estadios y del suministro de los asientos, que, según Al Kuwari, serán de la “más alta calidad”.