Menú Buscar
España ya conoce a sus rivales en el Mundial de Rusia

La ‘montaña rusa’ que le espera a España en el Mundial

Los futbolistas de Julen Lopetegui afrontan una asequible fase de grupos antes de toparse con unas complejas eliminatorias

12 min

España ya conoce cuáles serán sus primeros oponentes en el camino por volverse a hacer con el cetro de campeona del mundo. Con un suspiro final tras la tensión acumulada en un sorteo que hacía presagiar lo peor, el cuadro final con Portugal, Irán y Marruecos vislumbra un Mundial de Rusia más afable de lo que en principio se llegó a elucubrar. La presencia de la Roja en el segundo bombo dejaba a tiro de piedra el tener que compartir grupo con Argentina, Brasil o Alemania. 

Ocupando una plaza en el grupo B, a los de Julen Lopetegui le has salido todo a pedir de boca. Debutando ya en el segundo día de competición y contando con la mejor franja horaria, España se medirá a Portugal en el primer enfrentamiento (15 de junio a las nueve de la noche en Sochi) para después hacerlo ante Irán (el día 20 a las nueve de la noche en Kazán) y Marruecos (25 a las ocho de la tarde en Kaliningrado).

Así han quedado los grupos del Mundial de Rusia

Así han quedado los grupos del Mundial de Rusia 

La composición del resto de cuadro, donde finalmente no se ha deparado ningún grupo de la muerte, ha dejado las emociones fuertes para los octavos de final. En caso de clasificarse, la Roja se vería las caras con uno de los integrantes del grupo A formado por Rusia, Uruguay, Egipto y Arabia Saudí. Como plato fuerte, y en los siempre temidos cuartos de final, el combinado de Lopetegui podría medirse a la Argentina de Leo Messi si ambos hacen buenos los pronósticos en el camino hacia una final que estará más reñida que nunca.

Siguiendo con las suposiciones de una España como primera del grupo B, la selección nacional podría enfrentarse en semifinales a combinados como Inglaterra, Colombia, Suiza o Alemania, vigente campeona del mundo, a quien le ha tocado verse emparejada con México, Suiza y Corea del Sur en un complejo grupo F

La remozada Portugal

La Portugal de Cristiano Ronaldo será la primera piedra de toque para España en Rusia. La vigente campeona de Europa llega al Mundial ofreciendo más prestaciones de las vistas en Francia, cuando se alzó con el título con una pobre versión futbolística respaldada en un gran trabajo coral y en un benevolente camino hasta la gran final en la que superó a la anfitriona por la mínima con un tanto de Éder.

Ubicada en el primer bombo, Portugal cerró una fase de clasificación obteniendo el billete in extremis en un último encuentro, donde el triunfo ante Suiza le permitió hacerse con la primera posición del grupo con 27 puntos, los mismos que los suizos pero con el goal average favorable. Con 32 goles a favor y solo cuatro en contra, el buen hacer de los de Petković, los únicos capaces de superar a los lusos (2-0), hizo que los portugueses tuvieran que verse con la soga en el cuello antes de certificar su pase a la fase final de Rusia.

Cristiano celebra un gol con Portugal

Cristiano celebra un gol con Portugal / EFE

Con un grupo renovado, dispuesto a dejar atrás a grandes futbolistas portugueses como Quaresma o Nani, la Portugal de Fernando Santos tiene mimbres para ir más allá en su propuesta futbolística. Bernardo Silva, André Silva o Guedes, la gran revelación de La Liga con el Valencia de Marcelino Toral, aportan un plus de peligrosidad ofensiva a un combinado que volverá a contar con Cristiano Ronaldo en su posición habitual.

La falta de un nueve, suplida en esta cita con André Silva, permitirá al futbolista del Real Madrid dejar su habitual función de falso nueve en la selección para ubicarse en su demarcación, en la que puede ser su última oportunidad para hacerse con el tan anhelado Mundial.

Seleccionador: Fernando Santos. Tras su periplo con Grecia en 2014, su llegada a la selección de Portugal, en un momento complejo repleto de altibajos, permitió dotar a los lusos de una fiabilidad hasta ahora desconocida. Sin grandes alardes pero obteniendo el máximo partido de sus futbolistas, Santos ha hecho de su selección un combinado robusto y sólido basado en un buen entramado defensivo.

Jugador a seguir: Cristiano Ronaldo. A pesar de contar en sus filas con talentos del nivel de Bernardo Silva o Guedes, Portugal sabe que buena parte de sus opciones de éxito pasarán por las botas de Cristiano Ronaldo. Lejos de la vistosidad o frescura de antaño, el futbolista del Madrid vive de una pegada demoledora que le convierte en un rematador letal con cifras para la historia. El delantero llega a Rusia en una especie de reválida al todo o nada, algo que le hace todavía más peligroso.

Irán, la fuerza de una idea

Por quinta vez en su historia, la segunda de forma consecutiva, Irán estará en un Mundial reforzando su autoridad en Asia. Con un fútbol poco vistoso pero efectivo, la selección de Carlos Queiroz ha logrado imponerse con relativa comodidad en su continente basándose en un 4-3-3 que encuentra en el contragolpe la mejor arma para hacer daño al rival. Con un trabajo coral digno de elogio (no escatiman en esfuerzos), Irán se encuentra cómoda ante selecciones que acaparan la posesión de balón como España.

Defendiendo con dos líneas de cuatro, con una presión en bloque, el rival de los de Julen Lopetegui en el segundo encuentro basará en su buen hacer defensivo prácticamente todas sus opciones de éxito tanto en el partido en cuestión como en el resto de competición mundialista.

Carlos Queiroz, ex del Real Madrid, ha logrado formar un buen bloque con Irán / EFE

Carlos Queiroz, ex del Real Madrid, ha logrado formar un buen bloque con Irán / EFE

Irán llegará a Rusia después de obtener un balance de seis victorias y cuatro empates, recibiendo tan solo dos goles en los diez encuentros que disputó demostrando así su fiabilidad defensiva

Seleccionador: Carlos Queiroz. El portugués, conocido por su etapa en el Real Madrid, ha encontrado en Irán un lugar donde llevar a cabo su exhaustivo trabajo defensivo con un bloque que confía en él y que da muestras de ello en cada uno de sus partidos. 

Jugador a seguir: Sardar Azmoun. El delantero del Rubin Kazán jugará en su estadio ante España en un aliciente más para ver el potencial de este futbolista de 23 años y 1,86 metros de altura. A pesar de su estatura, se trata de un jugador habilidoso, con desborde y gol (ha anotado 11 dianas en 14 partidos). Su presencia en la zona de ataque de Irán se ve mermada por la propuesta del combinado de Queiroz, más pendiente de defender y achicar espacios, pero su olfato goleador ya lo han sufrido conjuntos como el Atlético de Madrid y el Bayern de Múnich.

El renacer de Marruecos

Veinte años después de su aparición en Francia-98, Marruecos volverá a hacer acto de presencia en el Mundial. Después de unos años convulsos donde sus actuaciones en anteriores fase de clasificación o Copa de África fueron para olvidar, el combinado de Hervé Renard llega a Rusia con ganas de reivindicarse con una joven generación de futbolistas que se estrenarán en una competición de tal calibre.

Después de superar una dura fase de clasificación, donde rubricó su pase venciendo por 0-2 a Costa de Marfil unido a triunfos meritorios como el 6-0 a Malí o el 3-0 a Gabón, Marruecos tiene realmente complicado poder avanzar a octavos en este grupo B pero no por ello dejará de dar espectáculo. 

Amrabat es el gran peligro ofensivo de Marruecos

Amrabat es el gran peligro ofensivo de Marruecos / EFE

La propuesta ofensiva de Renard puede convertir a Marruecos en un combinado vistoso durante la fase de grupos en la que deberá mejorar su fiabilidad defensiva ante selecciones con tanto potencial como la española o la portuguesa. Con el morbo de Munir, que sigue a la espera de la decisión del TAS para saber si podrá jugar con Marruecos tras haberlo hecho antes con España, el combinado marroquí cuenta con otros futbolistas conocidos como Benatia (Juventus), Belhanda (Galatasaray), Amrabat (Leganés) y Achraf (Real Madrid).

Seleccionador: Hervé Renard. Su llegada propició el tan esperado cambio de una selección que iba de tropiezo en tropiezo a un combinado que sueña con conseguir algo grande en Rusia. Su manera de ver el fútbol, de modo ofensivo, garantiza un buen espectáculo con laterales con proyección y vocación ofensiva como el madridista Achraf.

Jugador a seguir: Norbin Amrabat. El actual futbolista del Leganés es, sin duda, la gran referencia ofensiva de Marruecos. Su potencia física, gran zancada y su rapidez (el Barça la experimentó en su última visita a Butarque), lo convierten en una figura indispensable para su selección, que espera con sus goles poder ir más allá de la proeza conseguida con el hecho de estar el próximo junio en Rusia.