Menú Buscar
El Barça de baloncesto ha experimentado una mejora desde la llegada de Sletislav Pesic / Héctor Farrés

La metamorfosis del Barça de Pesic bajo sospecha

La reacción de esta plantilla millonaria comienza a contemplarse por razones de actitud que por cuestiones técnicas

Héctor Farrés
7 min

Algo ha pasado con el FC Barcelona Lassa. Ya no es el mismo equipo. El conjunto azulgrana ha sufrido una transformación casi completa en poco menos de dos semanas que le ha permitido ampliar su palmarés y romper la hegemonía del Real Madrid en la Copa del Rey. Parecía imposible que la apatía que el Barça de Sito Alonso demostraba en sus innumerables derrotas diera paso a la determinación que ha traído Svetislav Pesic. “Podemos ganar hasta los Golden State Warriors”, afirmaba el nuevo entrenador culé tras alzar el título.

¿Qué ha pasado? Con Giorgios Bartzokas ya hubo mala química en la decepcionante temporada del pasado año, con enfrentamiento directo con Juan Carlos Navarro y mala mano para manejar el grupo. Ahora, con Sito Alonso, se ha repetido prácticamente la misma situación, no ya con el capitán azulgrana, pero sí con un equipo que nunca se vio conectado con su entrenador. Los jugadores y el míster no conectan mientras la directiva solo mira hacia un lado.

Uno detrás de otro

Hay que recordar que los ánimos acabaron por los suelos al término de la temporada pasada debido a las pocas aspiraciones del Barça y el escaso compromiso de algunos jugadores. Por ello, se quiso configurar desde el principio para la campaña 2017-18 un equipo ganador dirigido por uno de los mejores técnicos del panorama nacional. Renunciaron, primero Jasikevicius y luego Pedro Martínez, que acababa de ganar la Liga Endesa con el Valencia Basket, y acabó fichando Sito Alonso. El técnico madrileño no funcionó desde el principio y terminó cayendo con un buen saco de derrotas a cuestas, sobre todo en la Euroliga, marchándose en silencio a los ocho meses.

Juan Carlos Navarro protagonizó una tensa relación con Giorgios Bartzokas / Héctor Farrés

Juan Carlos Navarro protagonizó una tensa relación con Giorgios Bartzokas / Héctor Farrés

El resto ya se sabe: Pesic, todo un veterano de 68 años, volvió a aterrizar en el vestuario barcelonista después de 14 años alejado del Palau Blaugrana. Sin tiempo y sin conocer de primera mano los entresijos de la plantilla. El resultado: la Copa del Rey, el primer título para el Barça desde 2014 conseguido la semana pasada en el Gran Canaria Arena.

Talento desaprovechado

Lo que está claro es que el técnico serbio ha sabido exprimir en un abrir y cerrar de ojos el tremendo potencial de un equipo trabajado tácticamente, pero incapaz de mantenerse sereno en las adversidades. A los jugadores les sobraba talento; sin embargo, no pudieron adaptarse a la filosofía que pedía el ya olvidado Alonso y su actitud cada vez era más negativa.

La dirección deportiva del baloncesto azulgrana brindó al extécnico barcelonista calidad a raudales en las diferentes líneas de la cancha a principios de temporada. Los primeros en llegar fueron Thomas Heurtel y Adrien Moerman, ambos libres tras la finalización de sus respectivos contratos. Pierre Oriola abandonó las filas del Valencia Basket después de que el Barça abonara un millón de euros para comprar su libertad.

A base de talonario

El estadounidense Phil Pressey, un reconocido defensor, decidió probar su primera aventura europea tras unas temporadas irregulares en la NBA. Igual que Kevin Seraphin, uno de los fichajes estrella de los azulgranas, que llegó tras cobrar 1,8 millones de dólares en los Indiana Pacers. Rakim Sanders aderezó el juego interior culé tras finalizar su relación con el EAJ Milano. Y Adam Hanga fue el último de los fichajes veraniegos después de desembolsar alrededor de 400.000 euros al Baskonia para quedarse tres años en la capital catalana a razón de 7,5 millones de euros.

Adam Hanga en una acción del duelo ante el Herbalife Gran Canaria / Héctor Farrés

Adam Hanga en una acción del duelo ante el Herbalife Gran Canaria / Héctor Farrés

Los ocho jugadores se unieron a Juan Carlos Navarro, Pau Ribas, Ante Tomic --que percibe algo más de un millón de euros por temporada--, Aleksandar Vezenkov y Víctor Claver, otro jugador con pasado en la NBA y por el que el Barça pagó la anterior temporada una cantidad cercana a los dos millones de euros. No obstante, antes de la caída de Alonso se firmó a Edwin Jackson, por el cual se pagaron 200.000 euros al Estudiantes.

Mensaje en las redes

Con esta constelación de jugadores es complicado entender qué ha podido pasar para que el Barça haya hecho una temporada tan decepcionante, dejando a un lado la Copa del Rey. Es por ello que Óscar Lata, ayudante de Sito Alonso, decidió publicar un mensaje en las redes sociales en el que acusaba a los jugadores de forma directa de haber forzado el despido del técnico madrileño.

Mensaje publicado por Óscar Lata, segundo entrenador en la época de Sito Alonso

Mensaje publicado por Óscar Lata, segundo entrenador en la época de Sito Alonso / CG

Ahora, todo parece haber cambiado. Ha caído la Copa del Rey y se buscará el título en la Liga Endesa. La Euroliga ya es otro cantar: el conjunto azulgrana ha ido a la deriva por el continente y ni la llegada de entrenador serbio parece suficiente para conseguir la clasificación. De hecho, el Real Madrid impuso la lógica en el derbi europeo ganando por 74-101. Está claro que la solidaridad extrema impuesta por Pesic no puede hacer tantos milagros a corto plazo.