Menú Buscar
Messi celebra su segundo gol contra el Leganés en la jornada 31 de liga / EFE

Messi se basta para doblegar al Leganés

El astro argentino impone su ley con un 'hat-trick' para que el Barça logre el triunfo (3-1) y toque con los dedos el título de liga

3 min

Sin juego, sin ansiedad, sin brillantez, pero con Leo Messi. Como está sucediendo en casi todos los partidos de liga. El FC Barcelona tiró, una vez más, esta noche del astro argentino para que con uno de sus habituales hat-trick, ahora ante el Leganés (3-1), mantuviese la jeraquía de los azulgranes en el campeonato cuando ya nadie aspira a quitarles el título.

Llegó el tercer partido del Barça en siete días, ante 72.000 espectadores, con Busquets fuera de la lista, Iniesta en el banquillo y con Dembélé, Coutinho y Gomés en el once titular. Otra vez más, Ernesto Valverde moviendo las piezas para mantener equilibrio y frescura de cara a la recta final de la temporada, donde el conjunto azulgrana afronta tres títulos y ya ha igualado el récord de la Real Sociedad de 38 partidos sin perder.

Escasa resistencia

El Barcelona, con dos goles del argentino Messi, dejó encarrilado el partido en un primer tiempo sin fútbol a borbotones. El conjunto azulgrana dominó con paciencia y encerró al equipo madrileño en su área en los primeros 45 minutos. Tras varias llegadas y ocasiones, los locales abrieron el marcador en el minuto 27 con un gol de falta directa del delantero rosarino, que cinco minutos después anotó el segundo aprovechando una asistencia al espacio de Coutinho.

Tras la reanudación, el Leganés disfrutó de su momento, ajustando el marcador tras un gol de El Zhar en el minuto 69, mientras el Barça gestionó el resultado a favor pensando ya en el choque del martes en Roma, en la vuelta de los cuartos de final de la Champions. Aun así, para evitar cualquier suspense, todavía tuvo tiempo de marcar un tercer gol Messi (m. 87), para confirmar que cada día que pasa es más imprescindible para este equipo.

El Leganés, con la salvación en la mano y reacio a perder su identidad, aunque tuvo corazón poco pudo hacer para complicarle la liga al líder, que cada vez tiene más a tocar un título con esa velocidad de crucero que el conjunto de Valverde hace muchas jornadas se ha marcado. Siempre con muy buen rumbo. Y siempre con Messi.