Menú Buscar
Leo Messi y Riqui Puig en dos imágenes distintas / CG

Messi y Riqui Puig: la historia de una foto para el optimismo culé

Cuatro años después, el talento de la Masía ha pasado de posar con su ídolo a entrenarse junto a él

4 min

Un sueño hecho realidad. La imagen de complicidad que captaron los fotógrafos del Barça entre Leo Messi y Ricard Riqui Puig durante la sesión de entrenamiento del equipo de Ernesto Valverde este lunes fue más que una simple instantánea. Para muchos, una fotografía a la que aferrarse para aquellos que todavía creen que la Masía puede dotar al primer equipo azulgrana de talentos al más alto nivel. Los mismos que mantienen la esperanza de repetir aquel once repleto de canteranos que en su día Tito Vilanova alineó --Montoya entró en el minuto 15 por Dani Alves-- en la visita al Ciutat de Valencia. Made in la Masía.

En una temporada donde la apuesta por la cantera ha quedado relegada al ostracismo, la decisión del club de reforzar al filial azulgrana de futbolistas de otros clubes que no cumplen el perfil o el conocido ADN Barça para garantizar así la salvación en Segunda División, ha hecho dudar a más de uno sobre el futuro de las promesas culés. Esa sonrisa captada entre Leo Messi y Riqui Puig --con apretón de manos incluido-- en el entrenamiento de este lunes produce cierto anhelo para los que renuncian a pensar que jóvenes como el de Matadepera no pueden contar, en un futuro, con un hueco en el primer equipo.

Riqui Puig posa junto a la camiseta de Leo Messi firmada en 2014

Riqui Puig posa junto a la camiseta de Leo Messi firmada en 2014 / CG

De fan a 'compañero'

Aterrizado en la etapa cadete, Riqui Puig (1999) siempre se ha mostrado como uno de los jugadores con más talento de la Masía. A pesar de su escasa altura, su privilegiada visión de juego y su inteligencia sobre el césped le han permitido ir saltando etapas hasta convertirse en un indiscutible en el juvenil A azulgrana y poder llegar a debutar en Segunda División con el filial. Su finura con el balón y su buen hacer no admiten comparación.

En cuatro años, el joven de Matadepera --formado en el Jàbac i Terrassa-- ha pasado de posar con su ídolo a entrenarse con él. Con 18 años, Puig ha logrado superar todos los escollos que le producía su pequeña estatura --no supera el metro y setenta centímetros-- y su poca presencia física para no solo debutar en el filial de la mano de Gerard López sino para hacerse un hueco en los entrenamientos de Ernesto Valverde junto a Leo Messi, Luis Suárez, Coutinho y compañía.

Olvidada la foto en la que presumía orgulloso de tener la camiseta de su ídolo firmada, en abril de 2014, Puig ya tiene consigo la oportunidad de pedirle en persona, en el mismo vestuario, un autógrafo al 10 en una situación que invita a recuperar un optimismo perdido con los talentos de la Masía.