Menú Buscar
Leo Messi y el presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, firman una de las últimas renovaciones del 'crack'

Messi y sus ocho contratos con el Barça

El futbolista azulgrana ha visto recompensado su meteórico ascenso en cada uno de los acuerdos que ha firmado

6 min

Buena parte de los seguidores del Barça respiran aliviados este jueves tras un último año donde han tenido su corazón en vilo por las idas y venidas en torno al futuro de Leo Messi. Convertido en el buque insignia de un proyecto donde su figura se antoja vital dentro y fuera del terreno de juego para el crecimiento de la entidad, la presencia del 10 en el Camp Nou ha sido el punto de partida de muchas controversias que tan solo han visto la luz con el anuncio del acuerdo de renovación oficializado este miércoles.

Con Messi como azulgrana hasta 2021, cuando cumplirá 34 años, el Barça se garantiza la continuidad de un futbolista que ha visto recompensada en ochos oportunidades su meteórico crecimiento desde la Masía hasta el olimpo del fútbol mundial, en forma de acuerdos que le han convertido también en una continua referencia en ese apartado siendo el futbolista al que más veces se le ha mejorado o renovado su contrato.

En un momento donde la junta directiva por Josep Maria Bartomeu necesitaba una buena noticia como el respirar, tras la polémica del ‘Seient Lliure’, una vez más Messi ha aparecido como el apagafuegos ideal ante los continuos incendios que asoman las inmediaciones de las oficinas de Aristídes Maillol.

El origen

Con tan solo 18 años y siete encuentros a sus espaldas en el primer equipo, incluido su debut con gol ante el Albacete, en junio de 2005 la junta directiva, por aquel entonces presidida por Joan Laporta, fue en busca de Leo Messi para cerrar su primer acuerdo. Con el argentino en Holanda disputando el Mundial sub 20, Txiki Begiristain trajo consigo un contrato hasta 2010 con un cláusula de recisión que superaba los 100 millones de euros.

Tres meses después, tras su gran rendimiento rubricado con el título de campeón del Mundial sub-20 con Argentina y su progresión escenificada en el torneo Joan Gamper ante el Juventus, momento en el cual Fabio Capello quedó prendado del futbolista e intentó su cesión, el argentino logró un segundo acuerdo. Joan Laporta firmó una mejora de la ficha de Leo Messi en relación a su figura como jugador de Primera División, introduciéndose por primera vez entre los pesos importantes de la plantilla.

Guardiola y el triplete

Dos años más tarde, en 2007, Messi amplió su vinculación hasta 2014 pasando a cobrar tres millones de euros en el inicio de su salto futbolístico de la mano de Pep Guardiola. Con tan solo 19 años, su cláusula de rescisión ya era de 150 millones de euros.

En junio de 2008, con la llegada del de Santpedor en el banquillo y su apuesta por convertir en el 10 en la gran referencia en detrimento de Ronaldinho, Deco y Eto’o, Messi obtuvo una nueva mejora del salario, alcanzando los 8,5 millones de euros y convirtiéndose en uno de los mejores pagados de una plantilla con estrellas como Henry, Puyol o Xavi. Junto a la mejora en el contrato, Guardiola también concedió en forma de mimo la posibilidad a Messi de disputar los Juegos Olímpicos de Pekín que se disputaron en pleno transcurso de la pretemporada.

En su quinta revisión de contrato en cinco año y con su primer Balón de Oro en el bolsillo respaldada por la gesta del histórico triplete azulgrana, Messi volvió a visitar los despachos del Camp Nou para ampliar su vinculación hasta 2016, aumentar su cláusula de rescisión hasta los 250 millones y alcanzar una nueva mejora en ficha en torno a los 10,5-11 millones.

La consagración

A finales de 2012, manteniendo su cláusula de 250 millones de euros, el delantero azulgrana amplió su vinculación hasta 2018 y mejoró su ficha hasta los 12 millones.

En vísperas del Mundial de Brasil del 2014 y con tres Champions y cuatro Balones de Oro en su palmares, Messi se convirtió en el futbolista mejor pagado del mundo en su séptima renovación al contar con un sueldo de 20 millones de euros.

Llevándose por delante a Pere Gratacós, a quien le costó el cargo sus declaraciones en las que aseguraba que Messi no sería tan bueno de no contar con jugadores como Iniesta o Neymar, la última renovación del 10 ha sido la que más se ha hecho de rogar. Con un sueldo que rondará los 30 millones y una clausula de 300 millones, el futuro de Messi vuelve a ser de color azulgrana para tranquilidad de una afición que dispondrá del mejor hasta 2021.