Menú Buscar
Doblete de Leo Messi en Mendizorroza para dar la victoria al Barça / EFE

Messi liquida al Alavés en otro soso partido azulgrana

El argentino falla un penalti y anota los dos goles en un gris triunfo del Barça (2-0)

4 min

El Barça, hoy por hoy, se resume en Leo Messi. Algo que no es una buena señal, porque en otro partido poco vistoso, y ya van unos cuantos del conjunto azulgrana, el crack argentino tiró de nuevo del carro y logró con dos goles (0-2) doblegar al conjunto vitoriano. Otra muesca del 10 culé y una evidencia más de que a Ernesto Valverde le queda mucho por hacer todavía.

El problema es que ya no se sabe si se gana tiempo o se pierde. Incluso nadie sabe si los nuevos fichajes cambiarán la imagen insulsa y anodina que está construyendo este año el equipo de Valverde. Pero no da buena sensación después de unos cuantos ensayos y de cuatro partidos oficiales, y con todo un curso futbolístico largo y duro por delante, que este equipo se asocie antes a la discordia y el desconcierto que se han apoderado de todos los estamentos del club, que al maravilloso y eficaz fútbol que desplegó en tiempos no muy lejanos.

Dominio claro

El planteamiento por ambas partes estaba más que claro desde un primer momento y el paso de los minutos lo fue refrendando. El Alavés, con la lección bien aprendida, cediendo terreno y defendiendo, y el Barcelona controlando el balón y dominando de cabo a rabo, con un once formado por ocho jugadores del fútbol base azulgrana, incluyendo en el equipo inicial a Piqué e Iniesta.

Pero tocar y tocar no es suficiente cuando se carece de punch.  Al Barcelona le falta un nueve que pueda sustituir a Suárez, ya que Valverde ha dejado claro que poco cuenta con Paco Alcacer y la llegada de Dembelé tampoco se presenta como una solución. El problema es que si existe un plan B parece que el entrenador azulgrana no lo tiene. Sobre todo cuando se encuentre equipos de este tipo, bien pertrechados detrás y con la paciencia que muchas veces no tienen los grandes para ser eficaces cuando llega su oportunidad de gol.

Sin fortuna

Hasta Messi pareció por momentos contagiado de este soso espíritu azulgrana. El pasado domingo estrelló tres balones al palo y en Mendizorroza falló en el minuto 38 un penalti cometido a Piqué. Un mal asunto cuando este Barça siempre piensa que durante el partido acabará marcando la estrella argentina ahora que ya no tiene la MSN.

Piqué, en un lance del partido ante el Alavés / EFE

Piqué, en un lance del partido ante el Alavés / EFE

No hubo cambio de escenario en la segunda parte. El partido fue azulgrana, pero con la misma idea y sistema el conjunto culé, rondando el gol, sin profundidad y carente de un estilete goleador. El Alavés bien plantado, cerrado atrás, abrazado a la diosa fortuna de una ocasión esporádica con la cual ponerse delante del marcador.

Doblete letal

Pero quien se puso por delante fue el Barça gracias, una vez más, a Messi. Y es que el Barça es Messi, y cuando aparece el argentino acaba decidiendo. Fue en el minuto 10 de la reanudación, tras un centro atrás de Jordi Alba, tras superar de un chute a Pacheco, y en el 20 al culminar un contrataque, subiendo un 2-0 inalcanzable para un rival que mucho hizo con aguantar la calidad del conjunto azulgrana.

Aferrado a Messi, urge que el conjunto de Valverde comience a presentar soluciones, ya sea en el sistema táctico o con la llegada de los nuevos refuerzos, como Paulinho, que tuvo su debut en la prolongación del partido. De otra forma, cuando se enfrente a rivales de mayor enjundia la tormenta que cierne sobre la institución puede descargar a gusto.