Menú Buscar
Messi se lamenta tras el empate ante el RCD Espanyol / EFE

Messi se da un respiro

El futbolista del Barça descansó en partido liguero por primera vez está temporada

3 min

Lo había jugado todo. En miércoles, sábado o domingo, ante un rival directo por el título o frente a un equipo de la zona baja, Leo Messi había sido partícipe de la inmaculada dinámica del Barça en una Liga encarrilada. Quizá por eso, por la distancia sideral respecto al resto de competidores, Ernesto Valverde vio el derbi catalán ante el RCD Espanyol como el momento ideal para, al fin, sentar en el banquillo al argentino. 

En un descanso más que merecido, 22 jornadas después, la estrella azulgrana se perdió los primeros minutos del campeonato liguero dejando a Gerard Moreno como único futbolista de campo sin respiro del campeonato. Con un calendario que no ofrece una sola tregua de aquí hasta final de temporada, donde el resto de títulos están por decidir, ni la rivalidad siempre presente ante el Espanyol ni los condicionantes que habían propiciado que el derbi aumentara aún más de temperatura fueron argumentos suficientes para hacer cambiar de idea al 'Txingurri'. El 'diez' debía reposar.

Messi sobre el césped del RCDE Stadium

Messi sobre el césped del RCDE Stadium / EFE

1890 minutos a sus espaldas, Messi vivió desde el banquillo del RCDE Stadium - lo hizo al lado de su socio Jordi Alba y Jasper Cillessen - como de nuevo el conjunto blanquiazul ponía contra las cuerdas al líder amenazando una vez más su inmaculada racha de resultados. Mientras la lluvía hacía acto de presencia sobre el césped y los azulgranas no encontraban la fórmula para superar el entramado defensivo blanquiazul, la estrella del Barça vislumbraba que su presencia en el verde sería más que necesaria. Imperiosa. Aunque está vez no dio resultado.

Vencedor de la 'batalla'

Con 33 minutos por delante, ni la situación del partido ni la del tapete acompañó al argentino. Con un césped empantanado por el aguacero que cayó en Barcelona durante todo el domingo, Messi en su primera acción ya sufrió hasta tres entradas en forma de bienvenida a un encuentro que se había convertido en una batalla naval como así se lo ejemplificó Víctor Sánchez.

Con sus más y sus menos con el blanquiazul, con quién compartió vestuario en el fútbol base azulgrana, Messi no pudo superar el 33% de acierto en el pase ni tampoco vio puerta. Pero de nuevo fue determinante. Lejos de su mejor versión, volvió a ser decisivo. Un centro medido suyo en una falta lateral permitió a Piqué saldar cuentas pendientes en un derbi del que el resto ya es historia.