Menú Buscar
Leo Messi celebra un gol contra el Espanyol en la vuelta de los cuartos de la Copa del Rey / EFE

Hasta que Messi quiera

El Barça se clasifica para las semifinales de la Copa del Rey en un partido vivo hasta el final

6 min

El Barça se ha clasificado para las semifinales de Copa del Rey tras ganar por 2 a 0 al Espanyol. Tras sufrir la primera derrota de la temporada en Cornellà, los de Ernesto Valverde sabían de la importancia de mantenerse vivos en las tres competiciones para alargar la buena racha que vive el equipo.

Con una idea clara en mente y con un Leo Messi deslumbrando desde el saque de inicio, el Barça tan solo tardó ocho minutos en abrir la lata de un partido que dominó en la totalidad del juego. Solidez defensiva, dominio en el centro del campo y busca constante de la porteria contraria en zona de ataque.

El instinto goleador de Suárez es innato. Primera ocasión clara para el Barça y ahí estaba el ‘pistolero’, que no dudó en mandar al fondo de la red el esférico tras un centro medido y tenso de Aleix Vidal, esta noche titular en el extremo derecho de la zaga azulgrana.

Con Rakitic, Busquets e Iniesta dando equilibrio al juego y buscando combinaciones constantes, Messi fue el encargado de despuntar en el juego. Capaz de ralentizarlo cuando el partido lo pedía y de revolucionar a la defensa perica a su antojo, los blanquizaules llegaron a invertir hasta cuatro jugadores en diversas ocasiones para cubrir al crack argentino. En el minuto 24, Messi hizo el segundo tanto del partido tras su jugada personal, aquella que no se cansa de repetir, pero que nadie todavía ha conseguido descrifrar cómo parar.

Partiendo desde el vértice del área y tras recuperar un balón, Messi se acomodó en la frontal para batir a Pau, esta vez con la fortuna de un rebote en Naldo que despistó al portero blanquiazul. El de Rosario aumentó así distancias en el marcador y firmó el 2 a 0 definitivo con el que el Barça selló su pase a semifinales.

Vivo hasta el final

El Barça no sentenció. La falta del gol definitivo no llegó nunca y en algunos momentos hizo temblar al Camp Nou. Pau López frustró con una memorable doble parada el remate de Suárez y el rebote de Rakitic. Más tarde, Messi cabeceó al palo y, aunque la presencia en campo rival fue constante con el habitual monólogo futbolístico que el Barça somete a sus rivales, no se materializaron las ocasiones.

El Espanyol quiso mantenerse vivo hasta el final del partido, conocedor de que un gol le clasificaba para la siguiente ronda. Aun así, y con los cambios tácticos de Kike Sánchez Flores, que dio entrada a Sergio García en los últimos 15 minutos de juego para tener más presencia ofensiva, el Espanyol solo gozó de tres ocasiones claras durante los 90 minutos de partido. Algo insuficiente para un Barça que se ha convertido, hasta ahora, en un muro defensivo.  

Coutinho debuta con clase

Como si llevara una vida en Can Barça, la estrella brasileña debutó con solvencia y seguridad en el derbi copero. Coutinho gozó de más de 25 minutos para presentarse al Camp Nou como el fichaje estrella de invierno.

Heredando el 14 del ‘jefesito’, Javier Mascherano, y anteriormente el de otra leyenda en el Barça, Thierry Henry, el de Río de Janeiro dejó detalles de una gran técnica con la que deslumbró al Camp Nou y levantó varias ovaciones de la afición.

Coutinho debuta con el Barça en los cuartos de la Copa del Rey contra el Espanyol

Coutinho debuta con el Barça en las semifinales de la Copa del Rey / EFE

El 14 azulgrana dejó a un lado la timidez para calzarse las botas y demostrar que puede jugar con los mismos galones con los que lideraba al Liverpool y, si el guión continua como esta noche, hacer olvidar, definitivamente, la marcha de Neymar. Messi y Suárez ya tienen un nuevo mejor amigo.

Bartomeu, dimisión

De nuevo, el Camp Nou ha sido el altavoz de una afición que expresa sus sentimientos tanto políticos como deportivos. Entre ovaciones para Messi, Iniesta y Coutinho, no faltaron una noche más los gritos de independencia en el minuto 17 de cada parte.

Bartomeu, acostumbrado a dar crédito a su afición y permitir cualquier tipo de reivindicación en las gradas, también fue objeto de la grada de animación del Camp Nou. Sin motivos aparentes tras los fichajes de Coutinho y Yerry Mina, algo continúa molestando a la afición que gritó en varias ocasiones “Bartomeu dimisión”.