Menú Buscar
Partido de la liga, cuyos derechos pertenecen a Mediapro, de la jornada 27 entre la Real Sociedad y el Alavés / EFE

Mediapro venderá el fútbol a la baja para salvar su negocio

El resultado de la negociación de los derechos televisivos en la Premier League pone en alerta a la empresa de Jaume Roures, presionada por los operadores españoles

6 min

La tendencia inflacionista actual del precio de los derechos de televisión obligará a Mediapro, la productora que gestiona Jaume Roures, a vender a la baja los derechos de la Liga y la Champions League a las televisiones de pago, siguiendo los ejemplos de la Premier League y la Liga portuguesa, en la puja que iniciará próximamente.

Mediapro abrirá a principios de marzo las negociaciones para la “reventa” de los derechos de retransmisión de la Champions y la Europa League, que adquirió en verano de 2017 por 1.100 millones de euros (un 30% más que el anterior paquete) para las temporadas 2018-19, 2019-20 y 2020-21, así como los derechos de emisión de la Liga para las tres temporadas que van desde la 2019-20 hasta la 2021-22, y que la productora compró por 1.900 millones de euros.

Tira y afloja

Los altos precios que se están pagando, tanto por adquirir los derechos como por revenderlos posteriormente, han puesto en guardia a las compañías de telecomunicaciones, que han citado la Premier League como ejemplo de una burbuja que se está desinflando. Concretamente, BT Sport y Sky acaban de adquirir los derechos del fútbol para el ciclo 2019-22 por 4.400 millones de libras (4.954 millones de euros), lo que supone una caída de un 15% respecto a la última subasta, que se cerró en 5.100 millones de libras (5.742 millones de euros) y que supuso un incremento del 70% respecto a la puja anterior.

Iniesta disputa un balón a Barzagli en partido de clasificación de la Champions League / EFE

Iniesta disputa un balón a Barzagli en partido de clasificación de la Champions League / EFE

Un ejemplo que Telefónica, Vodafone y Orange han puesto en valor como medida de presión para que Mediapro y la Liga rebajen sus pretensiones económicas, cuyos costes no se pueden rentabilizar, según los operadores. “Es un tira y afloja entre Mediapro y las empresas de telecomunicaciones, que se va a resolver, porque si no llegan a un acuerdo, pierden todas”, explica a Crónica Global Javier Sánchez, doctor en Ciencias del Deporte y profesor de la Universidad Europea de Madrid. El fútbol es un valor añadido para las televisiones de pago y saldrán perdiendo si no lo incorporan a su oferta televisiva, por lo que todo apunta a que se trata de una estrategia de negociación previa para bajar los precios.

La burbuja se desinflará

“En la Premier se anunció a bombo y platillo la entrada de compañías digitales como Amazon, Facebook y Netflix, con cifras millonarias de por medio, que finalmente no se ha producido y en España pasará algo similar. Roures es el primer interesado en que se llegue a un acuerdo”, sostiene Sánchez, que añade que el empresario catalán también está presionado por Javier Tebas, presidente de La Liga, quien espera que los ingresos se eleven hasta los 2.300 millones de euros (1.300 millones por emitir la Liga en España y otros 1.000 millones por la retransmisión en el extranjero).

Esta cifra supondría un incremento de más del 44% del precio actual a partir de la temporada 2019-20, lo que no parece viable. La dicotomía para los operadores está en que asumen cantidades económicas que no rentabilizan, pero a su vez no pueden permitirse quedar fuera del mercado si alguno de sus principales rivales puja por seguir emitiendo el fútbol. “Si otra operadora tiene el fútbol, Orange tendrá el fútbol”, reconoció Laurent Pallaissot, delegado de Orange España. Movistar+ (Telefónica) y Vodafone están en la misma situación, aunque públicamente defiendan lo contrario.

El fútbol como reclamo

Pese a que las telecos se han unido frente a un enemigo en común, Mediapro, no dejan de ser competencia y es un hecho que necesitan el fútbol como principal reclamo de la televisión de pago. Un valor añadido al que “no van a renunciar”, asegura Sánchez, por lo que probablemente todos acabarán cediendo para llegar a un acuerdo.

En cuanto a las empresas digitales como Amazon, Facebook y Netflix, que cuentan con servicios de televisión por streaming (OTT, por sus siglas en inglés), el reciente ejemplo de la Premier League invita a pensar que es poco probable que pujen al alza por los derechos de la Liga y la Champions. Aunque ya se han hecho con los servicios de algunas emisiones deportivas y su interés por entrar en el mercado es evidente, nunca lo han hecho a precios tan elevados.