Menú Buscar
Matinal complicada para el RCD Espanyol ante el Levante

Matinal complicada para el RCD Espanyol ante el Levante

La lesión del Diego López, un penalti y la muerte de Astori tiñen el empate de los pericos en el Ciudad de Valencia (1-1)

3 min

Empate sufridísimo del RCD Espanyol ante el Levante (1-1) esta mañana en el Ciudad de Levante tras la escalofriante lesión de Diego López, un penalti injusto y la muerte del capitán de la Fiorentina. Al final, Leo Batistao arregló la negra mañana en los últimos compases del partido, rescatando un punto cuando todo estaba perdido.

El primer revés llegó en el minuto 40 tras un choque entre Diego López y Sadiku que acabó con el portero blanquiazul en el hospital. Todo un susto que en un principio hizo prever lo peor y que acabó con un traumatismo craneal. Tras ser atendido en el terreno de juego, el jugador fue retirado en camilla y con un collarín y sustituido por Pau López tras cinco minutos de juego interrumpido, mientras que Sadiku pudo reincorporarse y acabar la primera parte del encuentro.

Noche en Valencia

El portero del Espanyol fue trasladado a un centro hospitalario para ser sometido a pruebas médicas, mientras que Sadiku no saltó al terreno de juego tras el descanso y fue sustituido por Boateng. Diego López pasará la noche en el Hospital de la Fe de Valencia bajo vigilancia para descartar cualquier complicación.

La desgracia perica continuó en la segunda mitad cuando un penalti de Marc Navarro, después de un fuera de juego Cabaco que el árbitro no señaló, acabó en el punto de los siete metros y con gol para el Levante. Con el 1-0 el equipo blanquiazul se lanzó al ataque y no fue hasta el minuto 90 que Leo Batistao culminó una excelente jugada de Jurado para empatar el duelo.

El partido de la jornada 27 de la liga bajó el telón entre lágrimas cuando Carlos La Roca Sánchez fue informado de que su compañero Davide Astori, durante dos temporadas compartiendo vestuario con él en la Fiorentina, había fallecido en un hotel antes de su partido contra la Unidese. Una mañana para olvidar para la familia blanquiazul.