Menú Buscar
Mathieu Flamini, el futbolista más rico del mundo, en su presentación con el Getafe / EFE

El futbolista más rico del mundo pone a prueba al Barça

Mathieu Flamini, flamante fichaje del Getafe, es un exitoso empresario en el sector energético con una compañía con un valor de 30.000 millones de euros

4 min

Ha tenido tanto éxito en el mundo empresarial que no tendría necesidad de seguir jugando. Tampoco de continuar trabajando. Tal es la cantidad de dinero que dispone, que podría dedicarse a vivir junto a su familia sin preocupación alguna. Pero es tanta su pasión por el fútbol - así lo apuntan los que mejor le conocen - que el balón le ha llevado hasta Getafe. A sus 33 años, Mathieu Flamini (1984) apura sus últimos toques de magia en las filas del club madrileño, rival este domingo del Barça en el Camp Nou

Ex del Olympique de Marsella (2003/2004). Arsenal (2004-2008 y 2013-2016) Milán (2008-2013) y Crystal Palace (2016/2017), el centrocampista tuvo que superar un período de pruebas para acabar recalando en el club madrileño después de unos meses de inactividad. Aprobado el test y presentado ante los medios, su primera aparición será nada más y nada menos que en el Camp Nou.

Flamini lucirá el dorsal 8 en el conjunto madrileño / EFE

Flamini lucirá el dorsal 8 en el conjunto madrileño / EFE

30.000 millones de euros de valor de mercado

Pero más allá de su aportación futbolística, Flamini destaca por su saber hacer lejos de los terrenos de juego. Desde hace nueve años, el francés es copropietario de GF Biochemicals, una compañía que fundó junto a Pasquale Granate y que es pionera en la producción de ácido levulínico, una molécula que puede ser un sustitutivo del petróleo y que supone una alternativa revolucionaría dentro del sector energético a nivel mundial. En la actualidad, la empresa tiene un valor en el mercado de aproximadamente 30.000 millones de euros. Nada que ver con el valor de clubes como Manchester United (3.100 millones) o Real Madrid (2.976), según el informe de la consultora KPMG.

Cuestionado por su faceta empresarial, Marathon Man, como se le conoce por su gran despliegue físico, explicó hace unos años que se debía a una vía de escape para él en un desafío impropio en los futbolistas. "Cuando empiezas algo así y gastas mucho dinero, hay mucho riesgo y mucho estrés, pero para mí fue una vía de escape. La carrera de un futbolista está llena de altibajos. Esto me ayudó a aclarar mi mente y a pensar en algo diferente, y fue un reto intelectual", apuntó.

Sobre el reto que se le presenta ahora en Getafe, Flamini aseguró que "como muchos otros futbolistas tengo intereses más allá del fútbol pero mi prioridad es el campo. Amo el fútbol, lo juego desde los seis años y esa es mi prioridad, mi pasión y es en lo que estoy concentrado. Estoy aquí para disfrutar, para sentirme bien y para ayudar a este equipo a conseguir cuantos más puntos mejor”.