Menú Buscar
Javier Mascherano junto a Josep Maria Bartomeu en el adiós del argentino / EFE

Mascherano: "Llegué para cumplir un sueño y es hora de despertar"

El futbolista argentino se despide del Barça en un emotivo acto que contó con la presencia de la plantilla azulgrana

6 min

En un adiós cargado de emotividad, Javier Mascherano hizo un último esfuerzo como futbolista del Barça y lo hizo para aguantar las lágrimas. Visiblemente emocionado, con la voz entrecortada y con un sentimiento que ya demostró siempre sobre el césped, el futbolista argentino se despidió de una entidad azulgrana a la que llegó en 2010 y lo hizo para poner rumbo a China en busca de minutos que le permitan vivir su última gran experiencia: el próximo Mundial de Rusia. "Me siento un privilegiado. Hace siete años y medio llegué para cumplir un sueño y es la hora de despertar. Se acabó mi sueño. Irte con este cariño es lo mejor que te puede pasar", aseguró el centrocampista reconvertido a central.

En el día previo al trascendental derbi catalán, la última gran noche de Mascherano, nadie quiso faltar a la cita en el Auditori 1899 del Camp Nou. La plantilla del Barça, la estructura técnica y la directiva asistieron a un homenaje que contó también con la presencia de Carles Puyol y Eric Abidal, e incluso de Xavi Hernández por videoconferencia, artífices al igual que el argentino de un equipo que hizo historia con un fútbol que maravilló a Europa.

"El vestuario fue el secreto de todos estos años. Cuando llegué pensé que iba a encontrarme con un vestuario difícil por todo lo que se había ganado pero me encontró con un grupo humano espectacular. Puyol, Xavi y Víctor marcaron el inicio y sembraron los valores. Vivir el día a día muy alegre es el secreto del Barça", explicó el nuevo futbolista del Hebei Fortune.

Un puesto como entrenador en La Masía

Acompañado de los 18 títulos que ha logrado a lo largo de los 334 partidos que ha disputado con la camiseta azulgrana, Mascherano recibió el tributo que merece un futbolista que lo ha dado todo por el club. Josep Maria Bartomeu, en un discurso impecable en el contexto en el que se produce el adiós, no escatimó en elogios hacia el argentino recordando el esfuerzo que hizo el futbolista para llegar al Camp Nou hace ya siete años y medio. 

"Ver como está el auditorio demuestra que es un día especial. Yo me fui allí en agosto para ficharlo, como vicepresidente, y os puedo asegurar que Masche puso todo lo que hizo falta para venir. Ahora sale de la zona de confort para aceptar nuevos retos. Te agradezco lo que has hecho en estos siete años y medio. Cataluña tiene una deuda contigo. Has sido un ejemplo de cómo hacer las cosas", afirmó el presidente azulgrana.

Mascherano, visiblemente emocionado, junto a Josep Maria Bartomeu

Mascherano, visiblemente emocionado, junto a Josep Maria Bartomeu / EFE

El máximo mandatario azulgrana se animó a contar una anécdota que refleja a la perfección la autoexigencia que siempre ha caracterizado a Mascherano y su sinceridad respecto al club y el puesto que debía ocupar campaña tras campaña. "Al final de las últimas temporadas, Javi me enviaba un mensaje para decirme: 'presi, éste ha sido mi último año, creo que ya no puedo ser más útil al equipo', y había que convencerlo de que podía seguir".

Confirmando las informaciones que habían surgido en las últimas horas, Bartomeu ratificó públicamente la oferta del Barça para que Mascherano pueda iniciar su periplo como entrenador en La Masía cuando decida retirarse profesionalmente. “Este es tu club. Tienes el compromiso de que el día que acabes tu nueva experiencia, te esperamos aquí como técnico en el Barça”.

Una dura realidad

Mascherano dice adiós y se despide de su sueño conocedor de que el tiempo no perdona. La sorpresiva irrupción de Umtiti dejó al 'Jefecito', apodo que nunca le ha gustado, sin la presencia que esperaba y la importancia que siempre había tenido desde su llegada en 2010. El centrocampista reconvertido a central, muy a su pesar, logró ser pieza clave en un Barça histórico desde el eje de una zaga en la que ya no tiene cabida.

"A veces, uno tiene que aceptar la realidad, y la mía es que ya no era el jugador que había sido antes y que ya no tenía las mismas fuerzas para pelear por un puesto. Siempre he dicho que lo más difícil de jugar en el Barça es que un día te tienes que ir. Debía tomar esta decisión. No quería poner en un compromiso al club, por eso puse punto y final", apuntó un Mascherano que hasta en su última aparición demostró que 'el més que un club' en el Barça es posible por futbolistas como él.