Menú Buscar
Marc Márquez, tetracampeón de MotoGP / EFE

Marc Márquez gana su sexto Mundial con susto incluído

El piloto catalán se convierte en el tetracampeón de MotoGP más joven de la historia tras estar a punto de caer en la carrera

4 min

La grandeza de Marc Márquez es infinita. En un día con todo a favor, el piloto catalán de Honda ha remachado la faena en el circuito de Cheste para alzarse con su cuarto título del mundo de MotoGP, tras estar a punto de caer cuando lideraba la carrera a siete vueltas del final. Con este triunfo logra un póquer de campeonatos que hace todavía más grande a un crack del motociclismo que se ha propuesto batir todos los récords de este deporte.

Solo una desgraciada carambola podía hacer perder a Márquez una corona que desde los dos últimos grandes premios ha tenido a su alcance. Además, ante sus fans que se han dado cita al circuito valenciano para celebrar un título que desde la primera vuelta ha ido gestionando eficazmente desde la primera vuelta, solo molestado por Johann Zarco y teniendo a un buen aliado a su compañero de equipo Dani Pedrosa, y sin recordar las dos veces que cayó al suelo en los entrenamientos de los días anteriores.

Control total

La carrera se ha iniciado plácidamente. Consciente de que se encontraba en una situación muy favorable en cuanto a superar a Dovizioso en la lucha por el título, pues el italiano debía ganar sí o sí y esperar a que el piloto catalán no se colocase entre los 11 primeros, Márquez no quiso dejar nada fuera de control en las 30 vueltas al circuito de Cheste. Salió desde el primer puesto de la pole y mantuvo la calma en todo momento, manteniendo a todos sus rivales en fila india vuelta tras vuelta y evitando cualquier susto de una posible caída.

Los problemas han llegado a falta de siete vueltas. La ambición de Márquez ha hecho que adelantase a Zarco, y tras tomar la cabeza, ha estado a punto de caerse, saliéndose de la pista para volver ocupando el quinto puesto. Acto seguido, Dovizioso y Lorenzo también han caído dándole la victoria al piloto catalán. El resto, ya un paseo triunfal hasta acabar en tercer lugar tras la victoria de Pedrosa y el segundo puesto de Zarco.

Un gran campeón

Con su desparpajo, agresividad, inocencia aparente y juventud descarada, hay que reconocer, una vez más, la humildad e inteligencia de Márquez, que nunca ha querido lanzar estos días las campanas al vuelo sabedor que la relajación y el triunfalismo podían jugar en su contra. Así ha forjado un título en un campeonato muy largo donde si ha acabado por delante del piloto italiano de Ducati ha sido gracias a la ventaja que ha logrado arriesgando a base de un pilotaje extremo.

De esta manera, ha esperado pacientemente al día de hoy para aprovechar su cómoda ventaja y convertirse en el tetracampeon más joven de MotoGP de la historia. Cuatro títulos, que sumados a sus campeonatos en 125cc en 2010 y en Moto2 en 2012, le dan seis coronas en ocho años. Un éxito inigualable para un piloto que solo busca grandes metas.