Menú Buscar
Marc Marquez con sus fans en su homenaje por su cuarto campeonato de MotoGP / EFE

Marc Márquez despolitizó su homenaje en Cervera

Por primera vez en una celebración, el piloto catalán no salió al balcón del ayuntamiento de donde colgaba una pancarta que aludía a los presos políticos

2 min

Marc Márquez se distanció ayer una vez más de la situación política que vive Cataluña en la fiesta que le organizó Cervera, su localidad natal. Estaba previsto que saliese al balcón del ayuntamiento a saludar a sus fans, pero como había colgada una pancarta pidiendo la libertad de los presos, el piloto catalán estimó mejor celebrar con los aficionados su cuarto título del mundo en la misma calle.

El programa indicaba que después del recibimiento que le había de dispensar la corporación municipal en la Paeria de Cervera y firmar por quinta vez el libro de honor del consistorio, Márquez saldría al balcón para recibir el aplauso de los 10.000 aficionados que se apuntaron a la fiesta.

Romper una tradición

El hecho de que en la fachada del edificio que gobierna Ramon Royes (PDeCAT), que recibió a Márquez con un lazo amarillo en la solapa, hubiese colgada la pancarta política, hizo que el piloto se saltase la tradición de saludar a sus seguidores desde el balcón como había hecho siempre y decidiese salir directamente a la calle.

La voluntad de intentar no relacionar el homenaje con un acto político se demostró minutos antes del inicio de la rúa cuando los organizadores retiraron una pancarta de los presos políticos que estaba colocada en la escuela Jaume Balmes, ubicada en la plaza donde acababa la fiesta.