Menú Buscar
Luis Suárez celebra su segundo gol ante el Leganés / EFE

Luis Suárez firma un doblete siete meses después

El ariete del Barça se reencontró con el gol frenando así su sequía goleadora

4 min

El añorado Luis Suárez está de vuelta. El ariete regresó del parón por selecciones para volver a dejar muestras del nueve que tanto anhela el Barça cerrando así una racha de 478 minutos sin anotar un gol. Como si el parón internacional le hubiera servido como una bocanada de aire más que necesaria superado el tramo inicial de competición, renunció a ir con la selección para tratarse durante las dos semanas de duelos internacionales, el uruguayo mostró durante los 92 minutos de encuentro en Butarque todo aquello que permanecía tapado en un lugar recóndito durante este inicio de temporada.

Trabajador, peleón, incisivo y hasta provocativo, Luis Suárez recuperó todos aquellos elementos que le convierten en un delantero único en el mundo y una arma letal en las extrañas tardes en las que Leo Messi se pierde entre el entramado defensivo rival. Acompañado de Paco Alcacer, una extraña pareja que volvió a dar resultado, el ariete firmó un doblete, algo que no conseguía desde hace casi siete meses cuando lo hizo ante el RCDE Espanyol en Cornellà-El Prat, logrando aumentar su cifra goleadora hasta los cinco goles en el campeonato de Liga. La campaña pasada, tras la disputa de 12 jornadas, ya acumulaba ocho tantos.

Luis Suárez fue el protagonista del triunfo en Butarque

Luis Suárez fue el protagonista del triunfo en Butarque / EFE

"Ya dejé bastante claro que no tengo la ansiedad del gol sino de sentirme bien. Lo importante es que consiguiésemos los tres puntos. Cuando no se marca, no es fácil hacer goles, son momentos complicados", ha asegurado el delantero tras la finalización del enfrentamiento ante el Leganés.

Más Suárez que nunca

Pero más allá de la eficacia goleadora de Suárez en Madrid, aprovechó al máximo las ocasiones que tuvo ante el Leganés, el uruguayo volvió a dar muestras reconocibles de su fútbol. Para lo bueno y para lo malo.

Dentro del amplio repertorio del delantero azulgrana se encuentra ese impulso competitivo que le lleva a tener arrebatos como el que tuvo este sábado cuando, tras anotar el segundo gol, lo celebró de forma particular y provocativa ante la mirada del guardameta Cuéllar. Tras el encuentro, el futbolista restó importancia al asunto alegando aquello de que lo que pasa en el campo se queda en el terreno de juego.

Con una sonrisa, Suárez dejó de lado los lamentos que tanto le habían perseguido en este inicio para mostrarse positivo en vistas a próximos compromisos en los que el Barça ya sabe que el pistolero uruguayo está de vuelta.