Menú Buscar
Los futbolistas del Levante en la presentación de Jawwy como patrocinador / Levante

La Liga: entre el negocio y la decepción futbolística

El polémico acuerdo de la patronal con el fútbol árabe ha reportado beneficios comerciales pero una nula presencia de los jugadores saudíes sobre el césped

10 min

Ha pasado más de un mes y las preguntas todavía se suceden sin respuesta alguna. De forma repentina, en una misma tarde y en cuestión de minutos, siete equipos de la Liga de Fútbol Profesional anunciaron la llegada de sendos fichajes procedentes del fútbol árabe. Desconocidos hasta para el aficionado más fiel de su conjunto e incluso para algún directivo, la coordinación a la hora de hacer oficial la contratación de jugadores saudíes no fue casualidad. Ni mucho menos.

El pasado 21 de enero, La Liga puso en práctica el acuerdo adquirido con General Sports Authority y la Federación de Fútbol de Arabia Saudí por el cual el organismo español se comprometió a que clubes que forman parte de la LFP acogerían de forma progresiva a futbolistas talentosos procedentes del país asiático. Como si se tratara de un Erasmus futbolístico, son cesiones de una duración no superior a los seis meses, los mejores jugadores árabes dieron el salto a España conocedores de que su progresión se vería multiplicada con la competitividad intrínseca del fútbol español. Por su parte, los clubes buscaban pellizcar algo de dinero a través de acuerdos comerciales más que cualquier otra virtud del fichaje en cuestión.

Acto en el que se oficializó la llegada de los futbolistas árabes a La Liga

Acto en el que se oficializó la llegada de los futbolistas árabes a La Liga / La Liga

Villarreal, Leganés y Levante, en Primera División, y Valladolid, Rayo Vallecano, Numancia y Sporting, en Segunda, fueron las entidades que aceptaron un pacto en el que La Liga aseguró que se "produce tras un riguroso programa de scouting en el que los clubes españoles han trabajado durante meses para captar al futbolista que más se ajusta al perfil que necesitan para mejorar su plantel".

Un mes después de la maraña que se organizó entre comunicado y comunicado, muchos aficionados siguen igual; sin conocer todavía quién es el nuevo futbolista que se unió de forma tan sorpresiva a su club y qué es lo que puede aportar futbolísticamente a los suyos, ya que todos ellos siguen sin debutar en partido oficial con sus respectivos equipos. Ni rastro. Algunos ni en convocatorias.

Sin participación alguna

De Salem Al Dawsari del Villarreal, Fahad Al-Muwallad del Levante, Yahia Al-Shehri del Leganés, Abdullah Alhamdan del Sporting, Nouh Al-Mousa del Valladolid, Ali Al Namer del Numancia y Abdulmajeed Al Sulaiheem del Rayo se conoce tan solo el nombre. En el caso del club asturiano, incluso en su página web llegaron a errar a la hora de anunciar su fichaje mezclando la denominación del jugador con la de la entidad de la que procedía. Algo como hablar del Barcelona Messi o el Real Cristiano.

Errores al margen, pasadas las semanas, los datos no engañan. Ninguno ha disputado un solo minuto en encuentro oficial en sus respectivos conjuntos. Ni en Primera ni Segunda División. En algunos casos, como el de Yahia Al-Shehri con el Leganés, todo apunta a que una vez pasados los seis meses volverá a Arabia sin haber disputado ningún encuentro.

Asier Garitano, técnico pepinero, no se cortó a la hora de reconocer su desconocimiento sobre el futbolista fichado. "No lo conozco, no le he visto. Vendrá, lo veré e intentaré sacar lo que tenga como con cualquiera. Pero no te podría decir si tiene nivel o no lo tiene. Sé que es internacional pero no sé el nivel que tiene ni qué puede dar. Lo desconozco", apuntó el preparador vasco.

Quien más cerca estuvo fue Salem Al Dawsari. El centrocampista internacional, que estará en el próximo Mundial de Rusia, entró en una convocatoria. En la visita del Villarreal al Lyon, el saudí viajó con los castellonenses a tierras francesas pero horas antes del inicio del choque fue uno de los descartados por Javier Calleja. Ni se sentó en el banquillo del Parc Olympique Lyonnais.

La cara amable del acuerdo

Si de algo va sobrado el fútbol español es de dirigentes que tienen muy claro que los números son parte importante de cualquier entidad. Constatado que los futbolistas que adquirían difícilmente les iban a reportar algún beneficio sobre el césped, se encargaron de que sí lo hicieran fuera del mismo. Ocupar una ficha en un club de La Liga tiene un precio. Dentro del acuerdo entre los clubes españoles, el organismo y el fútbol árabe, una de las condiciones que más llamó la atención fue la posibilidad de hacer negocio con la llegada de los deportistas saudíes. Levante y Villarreal ya lo han hecho.

Jawwy es el nuevo patrocinador del Villarreal tras la llegada de Salem

Jawwy es el nuevo patrocinador del Villarreal tras la llegada de Salem

Jawwy, una marca de Saudi Telecom Company (STC), ha repartido alegrías por la Comunitat Valenciana. Tanto Levante como Villarreal anunciaron la llegada como patrocinador de la compañía e incluso en el caso de los granotas la aparición se ha hecho visible en la parte central de la zamarra azulgrana. En el caso del submarino amarillo, ocupa solo la manga. Todo fruto de las llegadas de Salem Al Dawsari y Fahad Al-Muwallad. Ni más ni menos.

Los 'communities', desbordados

Junto a los cambios en las plantillas y en la indumentaria, otro elemento relevante que permite saber de forma rápida qué clubes se sumaron al acuerdo de La Liga es echar un vistazo a los perfiles oficiales de cada conjunto en las redes sociales y encontrar multitud de respuestas indescifrables para aquel que no sabe idiomas. 

El impacto de la aparición de los futbolistas saudíes fue tal que Villarreal, Levante y Leganés experimentaron un aumento medio de seguidores del 3.595% y un incremento en las interacciones del 158,71%. Cifras impensables en otros movimientos que se han producido tanto en el pasado mercado estival como en el invernal.

Como era de esperar, la presencia de seguidores saudíes ha propiciado que, prácticamente, en cada publicación de dichos clubes se encuentren infinidad de respuestas escritas en árabe en las que se solicita la participación en los partidos de sus ídolos. Una petición, por ahora, inviable

Cruce de culturas

Como todo lo que parece tener relación con el mencionado acuerdo, en las redes sociales también se encuentra una cara menos amable. Como se ha podido comprobar en las últimas semanas, la masiva aparición de aficionados árabes en los perfiles oficiales de los clubes españoles no siempre ha significado motivo de satisfacción para la propia entidad. Más allá del crecimiento en el número de seguidores, en las interacciones y en el alcance de las publicaciones, los conflictos culturales por las evidentes diferencias de pensamiento entre ambos países se están haciendo patentes.

En Butarque, un tuit tan emotivo como el anuncio de que el Leganés luciría ante el Real Madrid un brazalete con los colores del arcoíris para luchar contra la homofobia acabó deparando un cúmulo de insultos por parte de una comunidad saudí que no comprendió dicha medida en un ejemplo más de las luces y sombras de un acuerdo en el que los clubes españoles se han asegurado dinero pero no goles. Al menos, no por ahora.