Menú Buscar
El clásico entre Barça y Madrid ya tiene fecha / EFE

La Liga mantiene su apuesta de jugar partidos oficiales en el extranjero

Javier Tebas ha confirmado la intención del campeonato de disputar encuentros fuera de España

3 min

La Liga sigue empeñada en reforzar su estrategia de globalización. A pesar de las reticencias iniciales cuando saltó la idea en 2015, el campeonato español mantiene su apuesta de querer disputar fuera de España distintos encuentros oficiales.

Así lo ha expresa Javier Tebas, presidente del organismo, que ha vuelto a dejar bien claro su voluntad de que esa iniciativa, que se llevaría a cabo en Asia, África o Estados Unidos, ocurra a corto plazo rubricando así la estrategia de expansión de marca iniciada hace algunas temporadas.

Entretenimiento global

“La Liga es un entretenimiento global y queremos hacer crecer el atractivo internacional de la competición”, ha afirmado Tebas en declaraciones al Financial Times.

Confirmando lo expresado con anterioridad, el máximo mandatario ha asegurado que ya se han mantenido los primeros contactos para llevar a cabo la propuesta. “Como parte de ese esfuerzo estamos discutiendo la opción de jugar algunos partidos fuera de España. Estas negociaciones todavía están en las primeras etapas, pero desde La Liga apoyamos esta iniciativa”.

Una estrategia habitual

La Liga ha aumentado su interés en esta medida tras el éxito reciente que tuvo el clásico de pretemporada entre Barça y Real Madrid en Miami. En un éxito sin precedentes, las entradas en la reventa llegaron a los 10.000 euros, el encuentro fue seguido por 66.000 aficionados en el campo, aforo completo, y contó con una gran audiencia televisiva en el ámbito mundial.

Por más sorpresivo que pueda resultar, lo cierto es que dicha medida ya ha sido utilizada en otras competiciones mundiales. La NFL, en su objetivo de hacer llegar el fútbol americano más allá de Estados Unidos, ha disputado diferentes encuentros oficiales en Londres, igual que lo ha hecho la NBA en las últimas temporadas.

Por el contrario, la Premier League, la gran referencia en el fútbol mundial y que generó 4.900 millones de euros durante la temporada 2015-16 según Deloitte, ya intentó sin éxito llevar a cabo esta medida en 2008 pero la fuerte oposición de la opinión pública hizo inviable la operación.