Menú Buscar
El Camp Nou es el estadio más caro para ver un partido oficial de liga en Cataluña / CG

La Liga en Cataluña tiene un precio

El fútbol en vivo esta temporada mantiene el precio de temporadas anteriores en los diferentes estadios

James Martí
6 min

Ser aficionado de un equipo de fútbol puede costar más de un disgusto, pero no solo en lo deportivo sino también en lo económico. Los precios que se manejan en los clubes catalanes de Primera y Segunda División para que los socios vean los partidos la temporada 2017-18 tienen precios de todo tipo y para cualquier bolsillo.

Por eso, cada verano la expectación es máxima cuando las campañas de los abonos de la temporada se ponen en marcha para que las gradas de los campos catalanes se llenen de aficionados. Algo que para muchos pasa desapercibido, pero que vale la pena conocer. 

Política culé  

Aquellos que hacen del Camp Nou su segunda casa han visto como el FC Barcelona ha congelado los abonos por octavo año consecutivo. El vicepresidente responsable del área social del club azulgrana, Jordi Cardoner, ha afirmado que los abonos "siguen siendo los más económicos de los grandes clubes europeos".

Según los datos facilitados por el Barça, el precio medio por partido de un abono de tribuna se sitúa en 39 euros. La butaca más cara gira alrededor de los 1.100 euros, más el coste de la cuota de socio, mientras que los asientos más económicos están en torno a los 135 euros. Por otro lado, cualquier socio culé, con o sin abono, puede disfrutar de los partidos que dispute el filial en su retorno a la Segunda División.

Recuperar socios

El RCD Espanyol​, por su parte, también ha apostado por la congelación de precios. Es el séptimo año consecutivo que toma esta medida, con distintas iniciativas que buscan premiar la fidelidad de sus seguidores. Esta política se debe, en parte, a que la temporada pasada el Espanyol cayó hasta los 25.864 socios, así que el objetivo este año está muy claro en la entidad catalana. 

Aficionados del RCD Espanyol la temporada pasada

Aficionados del RCD Espanyol la temporada pasada / EFE

Por ello los aficionados que renueven su abono con el club perico disponen de un descuento con respecto a las nuevas altas. Con precios para las nuevas altas que van desde los 270 euros con asiento en el sector córner, a los 1.220 en la tribuna presidencial.

Estreno del Girona

De todos los equipos catalanes presentes en el fútbol profesional el Girona FC es el que más ha aumentado el coste de su abono esta temporada, algo comprensible si se tiene en cuenta que será la primera vez que el equipo gerundense juegue en la máxima categoría del fútbol español. “El objetivo es que Montilivi se llene cada partido, es algo necesario y fundamental para nosotros”, apuntó Ignasi Mas-Bagà, director general del club.

Imagen del estadio de Montilivi en Girona

Imagen del estadio de Montilivi en Girona

Pese a este aumento en los precios, el club catalán premia la fidelidad de sus socios con unos notables 100 euros de descuento con respecto a las nuevas altas. El abono más económico para el aficionado que se sume por primera vez al ilusionante proyecto del conjunto dirigido por Pablo Machín es de 350 euros en el sector gol, mientras que una butaca en tribuna exige un pago de 700 euros.

Polémica en Reus

En Segunda División ver fútbol tiene otro precio. Inferior, por supuesto. El Reus afronta su segunda campaña en la categoría de plata con una novedad que ha levantado ampollas entre la afición. Con la implantación de un nuevo sistema de control de acceso al estadio instalado por La Liga, los socios deberán tener un asiento asignado para toda la temporada. Para la elección de dicha butaca el club premiará la antigüedad, pero esta será la única ventaja para los que ya eran socios, puesto que no se contemplan descuentos por fidelidad en la temporada anterior.

Pese a ello, el Reus ha congelado las tarifas y conseguir un asiento, asignado por supuesto, en el sector gol cuesta 180 euros, mientras que en tribuna alta el montante asciende hasta los 440 euros la temporada.

Congelación de precios

El Nàstic de Tarragona también apuesta por la congelación de precios, los más bajos del fútbol profesional catalán. “Todos los que fuimos socios la temporada pasada no disfrutamos, sufrimos mucho. Por eso queremos ser responsables y mantenemos los precios”, explicó Lluís Fàbregas, director general del club.

Esta política permite al aficionado grana ver el fútbol desde la zona gol del Nou Estadi por 150 euros, en el sector preferente por 200 euros y para los que deseen disfrutar del partido desde la comodidad de la tribuna a cambio de 300 euros.