Menú Buscar
La liga española como escaparate para las marcas asiáticas

La liga española como escaparate para las marcas asiáticas

Tanto los países de Asia oriental como los del Golfo Pérsico consideran que el fútbol español es una vía para introducir las marcas asiáticas en Europa

9 min

Han puesto sus ojos en el mercado europeo y no hay quien los detenga. De forma directa o a través de patrocinadores, el capital asiático ha llamado con fuerza a la puerta de la liga española de fútbol​ para demostrar que el mercado oriental siente atracción por este deporte. Ellos son inversores y están dispuestos con su dinero a que sus marcas sean visibles a cualquier precio. 

El reciente desembolso multimillonario del PSG por el traspaso del exdelantero azulgrana Neymar​ (222 millones de euros, el fichaje más caro de la historia del fútbol) es una demostración del poderío económico del capital asiático en el deporte rey. Traspaso que directa e indirectamente ha tenido como protagonista la liga española.

Jeques qataríes

Qatar Investment Authority (QIA), el fondo soberano de inversión qatarí propiedad de la familia real, controla el 70% del capital del club parisino. La familia real qatarí ha hecho inversiones y negocios importantes en España a través de varios de sus miembros. El presidente del PSG, Nasser Al-Khelaifi, también es presidente de Bein Sports, la cadena de televisión deportiva de pago y filial de Al Jazeera. A través de un acuerdo entre Al Jazeera y Mediapro, el 1 de julio de 2015 arrancó Bein Sports en español.

El negocio de la cadena en España no termina aquí, ya que Bein Sports tiene acuerdos de patrocinio con el Getafe, el Valencia y el Levante. Al Jazeera es, a su vez, la cadena televisiva más importante del mundo en lengua árabe. Impulsada en noviembre de 1996 por el Gobierno de Qatar​, se independizó económicamente pero sigue estando bajo control de la familia Al-Thani.  Y otro pariente del actual emir de Qatar, Abdullah ben Nasser Al-Thani, es el máximo accionista y presidente del Málaga CF.

Compra de clubes

En La Liga son tres los clubes controlados directamente por capital asiático. Además del Málaga, el Valencia CF y el RCD Espanyol. El máximo accionista del Valencia es el empresario singapurense Peter Lim, que controla el 82% del capital a través de su empresa Meriton Holdings Limited, ubicada en Hong Kong.

Peter Lim en una aparición en Mestalla

Peter Lim en una aparición en Mestalla / EFE

El Espanyol​, por su parte, es propiedad de Rastar Group, una compañía china dedicada principalmente a la fabricación de coches de juguete. Su dueño, Chen Yansheng, es también el presidente del conjunto blanquiazul. Finalmente, Wanda Group, el mayor promotor inmobiliario de China y propiedad de Wang Jianlin, adquirió el 20% de las acciones del Atlético de Madrid por unos 45 millones de euros en enero de 2015.

A la espera de una confirmación oficial por parte de ambos clubes, capital de origen asiático podría entrar en el accionariado del Girona CF. El jeque emiratí Mansour bin Zayed Al-Nahyan, propietario del Manchester City, estaría interesado en adquirir el club gerundense a través de su empresa City Football Group (propiedad de Abu Dabi United Group). La operación consistiría en hacerse con el 80% de las acciones que tiene la empresa francesa TVSE Fútbol y el 18% que posee Josep Delgado, anterior propietario del Girona.

Patrocinadores multimillonarios

No obstante, es a través de los patrocinios por dónde ha entrado la mayor parte del capital árabe y oriental en La Liga. En este sentido, el FC Barcelona y el Real Madrid​ son los dos equipos que se han repartido la mayor parte del pastel publicitario.

Catar desaparece del Camp Nou

Qatar desaparece del Camp Nou / EFE

A finales del año 2010 el Barcelona cerró un acuerdo precisamente con Qatar Sports Investment, un fondo económico para el deporte de la monarquía absoluta de Qatar. Dicha empresa cedió los derechos comerciales a Qatar Foundation, entidad fundada por la familia Al-Thani y cuyo objetivo es invertir en los campos de la educación, la ciencia y la investigación para diversificar una economía muy dependiente del petróleo. El acuerdo, que se cerró por 150 millones de euros, contemplaba la opción de cambiar una vez de patrocinador durante el periodo que durara el contrato. Fue en 2012 cuando el Barcelona aprovechó esa opción para firmar con Qatar Airways hasta 2016, momento en que decidió prolongar el acuerdo comercial que terminaba por un año más.

Una vez finalizado el contrato con Qatar Sports Investment, el club azulgrana ha cambiado los petrodólares qataríes por los yenes japoneses tras firmar con Rakuten, la tienda online que aspira a arrebatarle la hegemonía al gigante Amazon. El club azulgrana ingresará un mínimo de 55 millones de euros por cada una de las cuatro temporadas.

Negocio blanco

El Real Madrid tampoco desaprovechó su oportunidad. Ahmed Bin Saeed Al-Maktoun, propietario de la aerolínea Emirates Airlines, cerró en 2013 un acuerdo con Florentino Pérez para que Fly Emirates patrocinara al club blanco durante las siguientes cinco temporadas por 125 millones de euros brutos. Ambas partes contemplan renovar el contrato que finaliza en junio de 2018 por varias temporadas más.

Los futbolistas del Real Madrid posan en un acto publicitario

Los futbolistas del Real Madrid posan en un acto publicitario / EFE

Los acuerdos comerciales del Madrid con Abu Dabi no terminan aquí. El Pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó definitivamente en mayo del presente año el plan especial para reformar el Santiago Bernabéu, que contará con una cubierta abatible y podrá albergar también zonas comerciales o incluso un hotel. La reforma, que costará al club merengue unos 400 millones de euros, será financiada por la International Petroleum Investment Company (IPIC), un fondo de inversión perteneciente al Emirato de Abu Dabi y cuya compañía es dueña de CEPSA. IPIC Bernabéu o Cepsa Bernabéu se barajan como posibilidades que IPIC contempla para dar nombre al nuevo estadio durante los próximos 15 años a cambio de haber costeado la reforma.

El Atlético de Madrid pondrá el nombre de una marca a su estadio para la próxima temporada. Wanda Metropolitano es el nombre del nuevo campo rojiblanco que hace referencia a Wanda Group, compañía que posee un 20% del paquete accionarial. Las cifras del acuerdo se mantienen secretas aunque se cree que podrían rondar los 100 millones de euros (un tercio del coste final del nuevo estadio) que ingresarían los colchoneros a cambio de que Wanda patrocine el nuevo estadio durante diez campañas.

No solo los grandes

Wiko, patrocinador oficial del Eibar y del Betis desde los años 2014 y 2015 respectivamente, es una marca francesa propiedad de la marca china Tinno, dedicada al desarrollo de los smartphones. Fue fundada en Marsella en 2011 y solo tres años después se convirtió en la segunda compañía que más smartphones ha vendido, únicamente por detrás de Samsung.

La Real Sociedad es el tercero de los equipos de La Liga que tiene como patrocinador principal una empresa china, en este caso dedicada a la tecnología móvil de internet. Los donostiarras ampliaron hasta 2020 su acuerdo patrocinador con Qbao.com, empresa que se ha comprometido a financiar entre un 20% y un 25% del coste total de la remodelación del estadio de Anoeta, cuyo presupuesto total ronda los 40 millones de euros. A cambio de ello deberá aparecer “algún elemento de notoriedad de la marca en el nuevo estadio” según palabras de Jokin Aperribay, presidente del cuadro guipuzcoano.