Menú Buscar
Fallo clamoroso de Pau en el primer gol del Betis anotado por Junior / REALBETIS

Las pifias de Pau dejan al portero en muy mal lugar

El guardameta ‘cantó’ en su presentación ante el Betis, su próximo equipo, y generó todas las suspicacias en la hinchada perica

3 min

Las “cantadas” de Pau López ayer en el campo del Betis, en la derrota del Espanyol frente a los verdiblancos (3-0,) pueden salirle bien cara al portero catalán. A falta de confirmación de que el año que viene juegue en el conjunto bético, su examen ante las dos parroquias, la entrante y la saliente, se saldó con un cero inesperado tras la buena temporada que había mantenido el cancerbero hasta el momento.

Cosas del destino hicieron que Pau acudiese en la jornada 29 del campeonato de liga al Benito Villamarín a pasar un cruel examen. La lesión de Diego López y el hecho de que fichará al final de temporada por el Betis hicieron que todos los ojos estuviesen puestos en su actuación, los pericos para comprobar su compromiso y profesionalidad con el Espanyol, los andaluces para calibrar la calidad de quien ocupará la portería bética el curso que viene.

Fallo garrafal

Morbo no le faltaba, y por si fuera poco Pau le echó todavía más con una serie de fallos, quizá provocados por los nervios o la falta de concentración, que ya se verá qué consecuencias puede suponer para el joven guardameta españolista. Sobre todo el error del primer gol, cuando en el minuto 34 de partido, un remate de Junior, sin excesivo peligro para Pau, entró en la portería al escurrirse la pelota entre las manos del cancerbero de forma incomprensible.

Al finalizar el partido, Quique Sánchez Flores quitó hierro a la aciaga noche de su portero y responsabilizó a todo el colectivo de la derrota. “El fútbol es un juego de errores y en el primer gol hay un error en el despeje y en la parada. Nada tengo que decirle a Pau, que nos ha dado mucho esta temporada”.

Salvo que no haya un giro mayúsculo en el fichaje, muy duro se presenta el final de temporada para Pau en el Espanyol y complicado lo tendrá para arreglar esta terrible presentación ante la hinchada bética. Pero de lo que nadie duda, es que el portero naufragó como todo el equipo, empezando por el entrenador, que volvió a poner un once fuera de casa para no perder el partido, táctica que le está llevando al Espanyol a convertirse en uno de los peores visitantes de la liga.