Menú Buscar
Maqueta del Espai Barça con el Camp Nou de noche / FCBARCELONA

Las obras del Espai Barça se retrasan un año más

La falta de aprobación municipal del proyecto fuerza al FC Barcelona a reprogramar el inicio de la remodelación del estadio al 2019

3 min

El Espai Barça, que incluye la remodelación del Camp Nou, la demolición del Miniestadi y del Palau Blaugrana, y la construcción del nuevo pabellón, deberá esperar un año más. Las obras se vuelven a retrasar debido a la falta de aprobación municipal del proyecto cuando debían de haberse iniciado en verano de 2017.

La falta de permisos ha provocado un serio retraso que puede comprometer la obra, aprobada en referéndum por parte de los socios del club el 5 de abril de 2014 (se impuso el sí por el 72,3% de los votos) y que desde entonces no ha habido forma de poder iniciar.

Más de una oposición

El FC Barcelona, según la información que publica La Vanguardia, esperaba contar con la complicidad municipal para llevar a cabo las obras en los tiempos previstos y, ahora, está pendiente del pleno del mes de abril, en el que debe tratarse el asunto del Espai Barça con la oposición de la CUP y, quizás, de Ciudadanos. Además, de las asociaciones de vecinos contrarios a la recalificación para edificar oficinas y un hotel.

El freno al inicio de las obras supone también una traba para el patrocinio del apellido del Camp Nou. El Barcelona anunció una Asamblea para dar a conocer el acuerdo por los title rights en los primeros meses de este año. Un acuerdo por el que el club espera obtener hasta 300 millones de euros, lo que supondría el 50% del coste de las obras, aunque está vinculado al inicio de las mismas.

Obras paralelas

Pese a eso, y según explica el medio, en el Camp Nou este verano, una vez acabe la temporada, comenzarán una serie de obras paralelas que mejorán algunos aspectos de la obra. Se abrirá un anillo interior que debe servir para renovar el cableado y la red eléctrica.

Hoy por hoy, elEspai Barça sólo es una realidad con el estadio Johan Cruyff en la Ciutat Esportiva de Sant Joan Despí, obra que viene derivada, aunque aún sin fecha, de la demolición del actual Miniestadi, que depende de que el Ayuntamiento de Barcelona dé luz verde definitivamente al proyecto.