Menú Buscar
Juan Luis Larrea

Juan Luis Larrea, un maratoniano del fútbol

El nuevo presidente de la RFEF lleva 28 años de tesorero y 30 al frente de su federación

3 min

Juan Luis Larrea, designado como nuevo máximo mandatario de la RFEF en la reunión de la junta directiva celebrada ayer en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, es un referente obligado del fútbol español. Presidente de la Federación Guipuzcoana de Fútbol (FGF) desde hace 30 años y tesorero de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) desde hace 28, su longevidad en el balompié se explica por el éxito de su gestión, algo que nadie ha puesto nunca en duda y que siempre ha sido su mejor aval de presente y su mejor carta de futuro.

Amigo personal de Ángel María Villar, este donostiarra de pura cepa, de Loyola y seguidor acérrimo de la Real Sociedad, es un consumidor diario de fútbol. Padre de dos futbolistas, siempre se ha movido en un entorno de respeto por su trabajo, servicio y empeño por lograr sus objetivos. Así se entiende que haya estado tantos años en sus cargos con la misma ilusión del primer día.

En buena forma

Y es que mantenerse al frente de su federación territorial después de siete mandatos consecutivos tiene mucho mérito y confirma que cuánto más años pasan, mejor forma demuestra al frente de los entresijos del fútbol. Al fin y al cabo, esta buena forma tiene su explicación: Larrea siempre ha sido un gran corredor de maratones y mejor gourmet, dos aficiones que le hacen tener una salud de hierro.

Aunque la familia, los amigos o el amor por la tierra le tienen atrapado, es la pasión por el fútbol su frenesí diario: los jugadores de la cantera, los árbitros, los entrenadores, los clubes… De esta manera, es como ha trabajado hasta ahora por un fútbol mejor en Donosti, y en ello trabajará denodadamente a partir de ahora por hacer que el fútbol español sea mejor.

No será empresa fácil. Sobre todo porque antes deberá sacudirse de todos los acontecimientos que han salpicado al fútbol estatal. Algo a lo que no está acostumbrado en la sede de la RFEF, pues hasta ahora este donostiarra solo había firmado papeles y acompañado a la selección. Ahora, al menos por un año, ya sabe que deberá hacer mucho más.