Menú Buscar
Leo Messi ejecuta del primer gol ante el At. Madrid en la 27 jornada de liga / EFE

La liga camina hacia el Camp Nou gracias a Messi

Un gol del astro argentino doblega al Atlético de Madrid en un partido con poco juego y mucha ansiedad

3 min

Pasito a pasito, y a balón parado, la liga ya es prácticamente del FC Barcelona. En un partido dominado por la ansiedad, el conjunto de Ernesto Valverde sometió al Atlético de Madrid por 1 a 0 gracias a un golazo de Messi que vale un título. Porque ni Messi ni el Barça merecen discusión este año para que la liga acabe esta temporada en las vitrinas del conjunto azulgrana.

El encuentro por eso no respondió a lo que se esperaba. La angustia presidió los primeros compases del partido más importante de la liga, con imprecisiones en el juego por el miedo a perder de los dos equipos en un enfrentamiento de tanta necesidad. Así, no es de extrañar que los astros azulgranas y rojiblancos presentes en el terreno de juego se mostrasen atenazados en el primer cuarto de hora para desgracia del espectáculo.

Cambio de rumbo

Lo que pasa es que cuando en un equipo hay un jugador como Messi, que siempre puede cambiar el rumbo del partido, basta un balón parado para que el diez azulgrana ponga el partido patas arriba. Y así fue: un libre directo en el minuto 25 sirvió para que el argentino colocase la pelota en la escuadra haciendo insuficiente la estirada de Oblak. Un gol que acercaba todavía más la liga al Camp Nou.

Con el equipo del Cholo Simeone impreciso, incapaz de triangular tres pases, con más presión que fútbol, transitó el resto de minutos de una primera parte con manifiesta superioridad del Barça. Solo la mala noticia de la lesión de Andrés Iniesta, sustituido por André Gomes a causa de un tirón en la parte posterior del muslo derecho, tiñó los tres puntos en la mochila para el conjunto de Ernesto Valverde.

Tras la reanudación

Superado el At. Madrid en todo, sin ningún disparo a puerta por cuatro de su rival, arrancó la segunda parte con más protagonismo de los colchoneros que los culés. Mientras el Cholo movía el banquillo para ir a por todo, el Barcelona optaba por buscar la contra para sacudirse las acometidas de su rival, más parecidas a gatillazos que a oportunidades de gol.

El Barça, a falta de fútbol, pero sin sufrir por el marcador, dejó pasar los minutos para rentabilizar un gol que bien vale una liga. A partir de ahora, con ocho puntos de distancia, el resto de sus rivales ya pueden pensar en otros objetivos en las 11 jornadas que quedan porque el título toca ya el Camp Nou