Menú Buscar
Los aficionados siguiendo a España en el Campo de l'Àliga / RICARDO

La afición sufre en Barcelona con la selección

Alrededor de un millar de aficionados se concentran en el Camp de l’Àliga para ver el empate en el debut

2 min

Barcelona ha vivido con entusiasmo, sufrimiento y señas propias el debut y empate de la selección en el Mundial (3-3). Especialmente, en el Campo de l’Àliga, donde un millar de aficionados se ha reunido con toda su parafernalia para seguir el partido en la pantalla gigante instalada por Barcelona por la selección. Incluidos los políticos, como Xavier García Albiol, que no quiso perderse la cita.

El España-Portugal ha sido toda una exaltación a la selección. No han faltado las camisetas rojas, banderas rojigualdas y el toro de Osborne, como tampoco los gritos de ánimo al equipo de Fernando Hierro y en contra del procés, con las consignas coreadas por todos el público de “Puigdemont a la presó”.

Moral desbordada

Colorido para la primera marea española que acompañará a la selección durante el Mundial en Barcelona y que lleva a cuestas la situación catalana actual con un denominador común entre los aficionados: moral desbordante para un acontecimiento más allá del fútbol .

Xavier García Albiol, en el Campo de l'Àliga esta noche / RICARDO

Xavier García Albiol, en el Campo de l'Àliga esta noche / RICARDO

La metamorfosis de este mundial en Cataluña se explica por el ambiente político que lo rodea. Empezando por las dificultades que ha tenido la plataforma Barcelona con la selección para colocar esta pantalla gigante en el Camp de l’Àliga, dando pie a cualquier interpretación.

Las reticencias de Ada Colau, sumadas a las pintadas que han aparecido en la fachada exterior del campo señalanado al público de “fascistas” (Fora feixistes), ya prevé que cada concentración con pantalla gigante se convertirá en un nuevo frente en la eterna situación catalana.