Korfball: intento nulo de pasar la política por el aro

El título europeo de este deporte minoritario se disputa en Platja d’Aro sin haber instrumentalizado las huestes ‘indepes’ el campeonato

Imagen de la cancha del Palacio de Congresos de Platja d'Aro, sede del torneo, con la canasta amarilla en un primer plano / TWITTER
13.01.2018 00:00 h.
6 min

Es la Champions del Korfball. La competición de un deporte minoritario mixto, que guarda parecido, al menos en el aspecto estético, con el baloncesto y que ha reunido a los campeones de sus principales ligas europeas en Platja d’Aro (Girona) desde el jueves hasta este sábado. Una oportunidad que muchos pensaron que serviría para usar de nuevo el deporte como arma política y que al final no ha salido como estos esperaban.

Y eso que lo ha tenido todo de cara el soberanismo: sede catalana, aro amarillo, selección reconocida internacionalmente, participante catalán, ayuntamiento independentista... Incluso, las redes sociales animando a la gente a llenar las gradas del pabellón por la presencia de algún que otro motivo político reivindicativo.

Pero la verdad es que ni política, ni reivindicaciones ni nada de nada. El torneo que hoy vive su desenlace final está transcurriendo sin más incidencia que la deportiva, no como sucedió hace meses cuando la localidad leridana de Balaguer se engalanó de política para acoger el Campeonato del Mundo de fútbol sala femenino, incluso dando la bienvenida a los participantes con una gran pancarta escrita en francés con el lema de “Bienvenido a la República Catalana”.

Los ocho mejores

La Europa Cup Korfball no se ha manifestado igual. El campeonato se ha mostrado ajeno a las reivindicaciones en su sede del Palacio de Congresos, cancha que acoge los partidos gracias a la buena organización del Platja d’Aro Korfball Club, fruto de la voluntad de la entidad de impulsar este deporte en la provincia, y de la IFK, el Ayuntamiento de Platja d’Aro y el Consell Esportiu del Baix Empordà.

La elección de la sede fue curiosa. La Federación Internacional de Korfball (IKF) efectuó un sorteo entre las federaciones de los dos clubes que disputaron el partido para el tercer lugar de la última edición de este campeonato. Cataluña salió escogida por delante de Inglaterra y, finalmente, la competición acabó en Platja d’Aro a pesar de que el equipo que ejerce de anfitrión es el Assessoria Vallparadís de Terrassa.

Intento de canasta del SZAC de Budapest ante el Vallaparadís / TWITTER

Intento de canasta del SZAC de Budapest ante el Vallaparadís, de granate / TWITTER

La situación especial en Cataluña, por eso, ha estado presente en el ambiente, aunque no se haya materializado finalmente en la competición, sin manifestación política alguna para aprovechar el altavoz internacional que ha ofrecido la web de la IKF retransmitiendo los partidos en streaming. Incluso la presidenta de la Federación Catalana de Korfball (FCK), Kira Menén, reconocía en la web de Proseleccions, que por la “situación especial” y la “aplicación del 155”, era de aplaudir el esfuerzo de los organizadores: “Queremos felicitar y animar al Platja d’Aro KC, que ha tenido la iniciativa y empuje para tirar adelante este proyecto a pesar de las dificultades”.

Con los mejores

El torneo se disputa bajo las reglas de este deporte, formado cada equipo por cuatro hombres y cuatro mujeres, y cuyo objetivo es introducir un balón en un cesto situado a 3,5 metros de altura. En este caso con el concurso, además del representante catalán, de los siguientes clubes: AKC Luma (Bélgica), Núcleo de Corfebol de Benfica (Portugal), Ceske Budejovice (República Checa), Trojans (Inglaterra), Pegasus Rommerscheid (Alemania), y el gran favorito, el TOP/Solar Compleet (Holanda).

El Assessoria Korfbal Vallparadís es la quinta vez que participa, y cuarta consecutiva. Ganador de la Liga y la Copa de Cataluña de 2017, después de los resultados obtenidos estos días ya no podrá mejorar el puesto del año pasado, una cuarta posición, y su deseo de subir por primera vez al podio, hecho que hubiese sido insólito en la historia del korfball catalán. Pero nadie le quita el mérito de su participación. Igual que hace la selección catalana en cada campeonato gracias al reconocimiento internacional y que la ha llevado a estar considerada la sexta del mundo. Mejor embajadora para reivindicar todos los temas ajenos a la competición que algunos se proponen, imposible.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información