Menú Buscar
Imagen de las nuevas equipaciones de Kelme para los diferentes equipos pertenecientes al grupo Baskonia-Alavés / EFE

Kelme quiere recuperar la fama de Barcelona 92

La firma de vestuario deportivo apuesta por la gran competición a los 25 años de equipar a la selección española en los Juegos Olímpicos

4 min

La marca deportiva Kelme quiere reverdecer épocas pasadas y ha puesto sus ojos en las grandes ligas para recuperar la fama y la gloria que obtuvieron sus indumentarias. El primer paso ya está dado: la firma ilicitana, dedicada a la fabricación y comercialización de ropa y calzado deportivo, vestirá los próximos cuatro años a los equipos de fútbol del Alavés y al Baskonia de baloncesto, convirtiendo Vitoria en la primera escala de su proyecto expansionista.

La aparición en escena en el deporte de élite de Kelme coincide con el 25 aniversario de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, acontecimiento que encumbró a la marca de la garra por equipar al deporte español. Fueron los años que vistió al Real Madrid de Raúl, consiguió ser la primera marca española deportiva en adentrarse en el calcio a través del Torino y convirtió al alero Jordi Villacampa (Joventut) en la imagen de la compañía, entre otras acciones destacadas.

Auge y caída

Pero la popularidad del imperio de Kelme llegó mediante el ciclismo. La creación en 1979 de su equipo ciclista le emborrachó de éxito a través de sus más destacados corredores (Álvaro Pino, Fabio Parra, Oliverio Rincón o Vicente Belda), ganadores de las principales carreras.  

Pero la fama, dentro y fuera de las oficinas, no duró lo que se esperaba. La marca creada en Elche en 1977 por los hermanos Quiles, todo un símbolo para la generación de los ochenta, cayó en picado con el cambio de siglo debido a sus desacertadas inversiones, los malos resultados de ventas y la nueva competencia.

Incluso en lo deportivo tampoco le fueron bien las cosas. No solo sus indumentarias fueron relevadas por otras marcas, sino que su popular equipo ciclista, que en el 2004 pasó a estar dirigido por la Comunidad Valenciana, asumiendo sus deudas, dos años después acabó desapareciendo de las carreras ciclistas, ya que altos cargos y corredores del equipo se vieron involucrados en la Operación Puerto contra el dopaje en el deporte español.

Nuevos aires

Hoy Kelme ha podido frenar sus pérdidas gracias a Tirant, el fondo de capital de riesgo participado por el Institut Valenciano de Finanzas, por el dinero procedente de China y por un nuevo modelo empresarial mucho más competitivo.

La marca de la garra equipa, además de los equipos pertenecientes al grupo Alavés-Baskonia, al Elche, Rayo Vallecano, selección de Kosovo y, para esta temporada, al Alcorcón. Tiene presencia internacional, en más de 40 países, y es un referente del fútbol sala, patrocinando la propia liga y a los clubes El Pozo Murcia y el Catgas Energía de Santa Coloma de Gramenet. Con este equipo, la única incursión que tiene en Cataluña en las grandes divisiones. Al menos, hasta el momento.