Menú Buscar
Los jugadores de tenis y hermanos Bob Bryan y Mike Bryan en el Delray Beach 2018 / ATPWORLDTOUR

Tenis en familia: cada vez hay más jugadores profesionales que son hermanos

Los cuadros de los torneos de la ATP cuentan en los últimos años con tenistas como 'los Zverev', 'los Murray' o 'los Granollers'

5 min

Del tenis siempre se ha dicho que es un deporte elitista, de clase alta. Individualista, de mucha carga psicológica. O agotador, con esos partidos sin fin. Sean o no ajustadas esas críticas, lo que sí parece cierto es que es un deporte familiar, algo que practican, a la vez y con éxito, muchos hermanos e incluso algunos gemelos.

El pasado Roland Garros fue buena prueba de ello. Observando cómo quedaron los cuadros finales de individual y de dobles uno se encontraba con varios tenistas que compartían estrecho parentesco. Los hermanos alemanes Michael Mischa y Alexander Zverev, por ejemplo, siendo Mischa el mayor, de 30 años, y Alexander, de 21, el menor (y el que más títulos atesora de los dos).

Arriba y abajo

El tenista esloveno Aljaz Bedene también competía en el cuadro individual. Ganador de siete títulos Challenger en individuales y uno de dobles, Aljaz hasta la fecha ha cosechado muchos mejores resultados que Andraz, su hermano gemelo. O Stefanos Tsitsipas, el sorprendente finalista en el Barcelona Open Banc Sabadell-Conde de Godó, que compite con sus hermanos más pequeños, Petros, Pavlos y Elisavet, también tenistas, con Petros perdido por el puesto 1.800 de la clasificación mundial.

En algunos casos de estos parentescos familiares, siempre hay el hermano que juega en individuales y el otro en dobles. Como los escoceses Andy y Jamie Murray (la Copa Davis, eso sí, los une como pareja). O como los catalanes Marcel y Gerard Granollers. O, mirando más atrás, la mítica pareja formada por los estadounidenses John y Patrick McEnroe.

El escocés Andy Murray, la semana pasada en el torneo de Queen's que se disputó en Londres

El escocés Andy Murray, la semana pasada en el torneo de Queen's que se disputó en Londres

Acudiendo a la hemeroteca se encuentran muchos más lazos sanguíneos sobre una pista de tenis. Los Clavet, Alberto y José Luis Arilla, los hermanos Sánchez Vicario, Emilio y Javier (vencedores en tres torneos formando dupla) o los Safin, Marat y Dinara, ambos número uno coincidiendo en época, pero concurriendo en circuitos completamente diferentes. 

Renshaw, Jensen, Melzer, Radwanska, Ymer o las gemelas Plyskova son otros ejemplos de jugadores que llevan el tenis en el ADN de la familia. La competitividad y la complicidad más exquisitas llegan cuando los dos hermanos se convierten en pareja para jugar en la modalidad de dobles. Como Armitraj, Lapentti, Blake, Doherty (ganadores de ocho títulos en Wimbledon a principios del siglo XX) o, más recientemente, Ratiwatana, Chan, Rochus, Benneteau, Harrison o Skupski, estos últimos juntos y presentes en Roland Garros.

Trío de tenistas

Hay padres que han engendrado no dos, sino tres tenistas. Además de los Tsitsipas, están los Djokovic (Marko y Djordje son los hermanos de Novak), los Black (Wayne, Byron y Cara, que triunfaron en dobles masculinos y mixtos) o las Maleeva, que llegaron a coincidir en el cuadro final de varios Grand Slams.

Curiosamente, la mayoría de hermanos tenistas aquí citados no han vivido (o sufrido) duelos fratricidas. Cosas del destino. Algunos de los que sí se han visto a uno y otro lado de la red en varias ocasiones han sido los McEnroe (3-0 para el inefable John), los Sánchez Vicario (10-2 a favor de Emilio), las Radwanska (3-1 a favor de Agnieszka) y, lógicamente, las Williams (17-12 favorable a Serena).

Las hermanas Williams en un entrenamiento con el equipo de Estados Unidos / EFE

Las hermanas Williams en un entrenamiento con el equipo de Estados Unidos / EFE

Mención aparte merecen precisamente las estadounidenses Williams (30 Grand Slams entre ambas más 14 formando pareja) y los gemelos Bryan, con 40 años cumplidos y 325 títulos ATP en los bolsillos. Son lo que representan en el circuito de pádel las Alayeto, las todopoderosas mellizas aragonesas.

Quién sabe si en el futuro las también mellizas Teixidó, Ares y Aran, de Lleida, o los gemelos y las gemelas Federer, serán capaces de incluir sus nombres en tan selecto y familiar listado de campeones... de sangre común.