Menú Buscar
Lance de un encuentro del Joventut en el Olímpic / Héctor Farrés

El Joventut de Badalona completa su portentoso resurgir

El conjunto catalán sella la permanencia en la Liga ACB después de una remontada inaudita

6 min

El pasado 22 de marzo, el Joventut de Badalona se quedó a un paso de la desaparición. Aquejado por los múltiples frentes económicos que amenazaban la supervivencia del emblemático club catalán, aquella junta general extraordinaria de accionistas puso en liza los problemas de una institución que cerca estuvo de rendirse. De decir basta. Con múltiples problemas fuera de la pista, en la misma el equipo no levantaba cabeza, solo había logrado cuatro victorias y ocupaba la última posición de la Liga ACB. Un panorama desolador en el que el primer descenso de su historia --junto a Estudiantes y Real Madrid es el otro club que nunca ha perdido la categoría-- parecía inevitable.

Sin dinero en las arcas, las ayudas paralizadas por el consistorio y un posible descenso a LEB Oro, pocos vaticinaban que habría futuro para una de las mayores cunas de talento del baloncesto nacional. Campañas de apoyo al club con deportistas de reconocido prestigio y clubes mostrando su solidaridad, con los sociosaficionados movilizándose en busca de soluciones y con un relevo en el banquillo --Carles Durán asumió las rienda en detrimento de Diego Ocampo-- en el Olímpic de Badalona surgió un hilo de esperanza. Una creencia que se convirtió en un portentoso resurgir. 

El Joventut continuará una campaña más en la Liga ACB

El Joventut continuará una campaña más en la Liga ACB / Héctor Farrés

Mes y medio después de la aflictiva y alarmante situación, el Olímpic de Badalona vibró con los suyos, saltó de felicidad y festejó la salvación matemática en la Liga ACB. Adiós angustias, adiós preocupación. Ganando siete de sus últimos ocho partidos, con once triunfos en la clasificación y combinando la victoria ante el Fuenlabrada (95-87) con la derrota de Bilbao ante Baskonia (74-78), el Joventut de Badalona se ha garantizado su presencia la próxima campaña en la máxima categoría. Lo dudoso es ya una obviedad. 

¿Qué ha ocurrido?

Sin incorporaciones que permitan entender la revolución deportiva experimentada en el último mes y medio, la situación financiera del club no permite grandes alardes en el mercado, la única novedad remarcable fue la de Demitrius Conger. Aterrizado a inicios de marzo, el alero de 1,98 de estatura y 27 años llegó procedente de una liga australiana donde promedió 19,6 puntos.

Con Nicolás Laprovittola --el gran artífice de la remontada-- en el club desde su llegada en enero como cedido, Carles Durán asumiendo el rol de técnico desde febrero y con la fiabilidad de Patrick Richard (11.1 puntos por partido y 10 de valoración), la aparición de Conger --promedia 20 minutos por encuentro, 10.1 puntos y 11.4 de valoración-- acabó de engrasar una maquinaria que ha permitido a los de Badalona sumar siete victorias en los últimos ocho encuentros (87,5%) --cinco de forma consecutiva-- ante rivales de prestigio como Valencia Basket, Herbalife Gran Canaria o UCAM Murcia.

El Joventut ha vivido una mejora con Conger y Laprovitolla

El Joventut ha experimentado una mejora con Conger y Laprovittola / Héctor Farrés

En el tránsito del 16% de victorias (cuatro en 24 partidos) al 87,5% (seis en siete encuentros) en el Olímpic de Badalona han encontrado a un líder como LaprovittolaApartado en el Zenit por falta de rendimiento, después de haber militado en Baskonia, Estudiantes o los San Antonio Spurs, su llegada en forma de cesión ha sido clave para el devenir deportivo de la entidad

"El equipo va bien, va para arriba, lucha, pelea como nunca lo hizo en la temporada y es algo muy valioso. Necesitábamos cambiar muchas cosas y lo conseguimos y también logramos los resultados, que era algo muy importante para nosotros", apuntó el argentino.

Recomenzar

Reforzando también la idea de conjunto, Durán expresa el cambio recordando --en declaraciones al diario Ara-- que "el equipo había hecho muchas cosas bien, pero la inexperiencia había provocado derrotas traumáticas. La clasificación estaba minando el equipo y lo que propuse es empezar de cero. Somos un equipo, cada uno está aportando lo que puede y lo que sabe. Si logramos nuestro objetivo, habrá sido un éxito colectivo". 

Con la tranquilidad de tener los deberes hechos, algo impensable hace poco más de dos meses, en Badalona respiran y cogen aire después de la victoria en la prórroga en el partido más importante: el de la supervivencia dentro y fuera de la pista.