Menú Buscar
La decepción de los jugadores italianos tras su eliminación del Mundial este pasado lunes / EFE

Italia perderá con su eliminación 1.000 millones de euros

Los analistas estiman que la Federación Italiana de Fútbol dejará de ingresar esta cantidad entre beneficios directos e indirectos

3 min

Pasan las horas, los días, los minutos y sigue sin asimilarse la histórica eliminación de Italia de un mundial por primera vez en 60 años. No se entiende en el mundo del fútbol y mucho menos en Italia, que ahora calcula el coste de la eliminación de la Azzurra a manos de Suecia en unos 1.000 millones de euros, según diversas fuentes.

Franco Carraro, expresidente de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC) y del Comité Olímpico Italiano, cree que la nación dejará de ingresar “entre 500 y 600 millones de euros”, que sumados al impacto indirecto, “superará los 1.000 millones”.

Voz con experiencia

"No se trata solo de ventas publicitarias, derechos de televisión y merchandising relacionados con el evento, hay mucho más que eso, incluidas las ventas que pierden los operadores de viajes que organizan paquetes vacacionales a Rusia, sin contar el impacto en las compañías de apuestas y las pérdidas de los bares y restaurantes en todo el país durante los partidos", ha dicho Carraro, que además de ser exmandatario del deporte es también senador del partido Forza Italia de Silvio Berlusconi.

Los analistas se han centrado especialmente en los menores ingresos esperados relacionados con las ventas publicitarias durante los partidos televisados ​​y en el patrocinio de la selección nacional de fútbol en los años venideros. Según el diario económico italiano Il Sole 24 Ore, establecidos en una factura total de alrededor de 100 millones de euros.

Efecto dominó

La FIGC, que iba a ganar 1,5 millones de dólares solo por participar, sufrirá el fracaso de Italia también a nivel de patrocinadores de la selección, que pagan una cantidad extra cuando el equipo alcanza torneos internacionales como una Eurocopa o un mundial, y en cuanto a los derechos televisivos.

Si en el Mundial de Brasil, hace tres años, la televisión nacional italiana Rai Sport y la emisora privada Sky Sport pagaron unos 180 millones de euros cada una para retransmitir los encuentros, este año invertirán significativamente menos para poder llevar los partidos a los hogares italianos.